Siete y media

«Hemos introducido una parrilla de carbón volcánico para ofrecer carnes a la brasa»

Carlos Aguilar, detrás de la barra de su establecimiento en La Cala del Moral. /E. CABEZAS
Carlos Aguilar, detrás de la barra de su establecimiento en La Cala del Moral. / E. CABEZAS

El empresario hostelero explica que en La Cala del Moral hay una gran oferta de mariscos y pescados, pero que son pocos los establecimientos con carnes en sus cartas

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Los hermanos Carlos y Alberto Aguilar, de 32 y 30 años, respectivamente, están al frente del restaurante Punta Cala, situado en el número 60 del paseo marítimo de La Cala del Moral. El negocio se abrió en 1986 y una década después lo asumieron sus padres, por lo que desde pequeños ambos han estado trabajando en él. A las puertas del verano, este empresario explica que acaban de renovar por completo la carta, introduciendo como novedad una parrilla de carbón volcánico, en la que ofrecen carnes a la brasa.

- ¿Desde cuándo está abierto el restaurante?

Se abrió en 1986, pero mis padres lo cogieron en un traspaso diez años después. Nosotros empezamos a trabajar muy jovencitos, y aquí seguimos. Los dos hemos mamado la hostelería desde muy pequeños, ya que mi abuela tenía una venta en los Montes de Málaga. A partir de junio ya abriremos todos los días, hasta octubre, pero en la temporada baja estamos sólo abiertos de viernes a lunes.

- ¿Qué ofrecen en la carta?

Tenemos una gran variedad de pescados frescos y mariscos, que han sido siempre nuestra grab especialidad. De hecho, hace unos años, en junio de 2015, vendimos un rape de 50 kilos, un ejemplar que se pescó en el puerto de Estepona. Ahora, sin embargo, queremos darle un cambio al restaurante, por lo que hemos renovado por completo la carta, introduciendo una parrilla de carbón volcánico, con la que ofrecemos todo tipo de carnes, aunque especializados en la ternera.

- ¿Por qué han tomado esta decisión?

Con los años nos hemos dado cuenta de que en La Cala del Moral hay mucha oferta de pescados y mariscos en primera línea de playa, pero que son pocos los que tienen una carta de carnes a la parrilla. Veo que está de moda comer carne, hay muchas familias que vienen y te preguntan si tenemos carnes a la brasa en la carta, por lo que pienso que era importante ampliar la oferta gastronómica del restaurante.

- ¿Cuáles son las carnes más demandadas?

El chuletón de ternera de una primavera y de dos primaveras, esto quiere decir que son terneras que tiene entre uno y dos años de edad. Son los más jugosos.

- ¿Cuántos empleados tienen en temporada alta?

En los meses fuertes llegamos a tener hasta 8 trabajadores, a los que nos sumamos mi hermano y yo. No obstante, el trabajo aquí es muy estacional, en invierno La Cala del Moral es un pueblo fantasma, exceptuando los fines de semana y festivos. Con el verano se anima más, pero esta zona es mucho más tranquila que Rincón de la Victoria, donde la oferta de restaurantes es mucho más numerosa.

- ¿Cómo fue la Semana Santa y cómo se presenta la temporada de verano?

La Semana Santa estuvo floja, porque nos pilló mal tiempo y en general no se trabajó bien. Pero el verano se presenta bien, esperamos poder trabajar como en años anteriores.

- He visto que tienen los espetos de seis sardinas a un euro...

Por ahora, los lunes ponemos esa oferta de espetos de seis sardinas a un euro, porque como hasta junio no abrimos todos los días, con el pescado que se compra para el fin de semana, antes de tener que tirarlo, pues lo vendemos a ese precio sólo los lunes. Los espetos de sardinas suelen estar a entre 3 y 4 euros en Rincón de la Victoria.

- Completa usted la media, ¿qué necesita mejorarse en el entorno del paseo marítimo de La Cala del Moral?

Pienso que, en general, está todo bastante bien. Ahora hace poco nos han puesto un módulo con cambiadores aquí cerca y la arena de la playa la cuidan bastante, sobre todo cuando llega el verano.