Rincón instalará cámaras para acabar con los actos vandálicos en la Casa Bezmiliana

La antigua fortaleza militar, construida por Carlos III en 1766 y rehabilitada en 1992 como sala de exposiciones, tiene numerosos grafitis. /E. C.
La antigua fortaleza militar, construida por Carlos III en 1766 y rehabilitada en 1992 como sala de exposiciones, tiene numerosos grafitis. / E. C.

El Ayuntamiento destinará 30.000 euros a la limpieza de las pintadas realizadas en los últimos tres años y colocará cuatro dispositivos de grabación en el exterior

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

La Casa Fuerte Bezmiliana es uno de los monumentos más importantes de Rincón de la Victoria. No en vano, en torno a esta antigua fortaleza militar, mandada construir por el rey Carlos III en 1766, se conformó lo que hoy en día es el núcleo urbano principal del municipio rinconero. Se trata de un monumento declarado como Bien de Interés Cultural (BIC), que desde 1992 es utilizado como sala de exposiciones, tras ser rehabilitado por el Ayuntamiento.

Sin embargo, los muros exteriores vienen siendo el lienzo improvisado para que otros mal llamados 'artistas' dejen su huella en forma de pintadas y grafitis, que afean el vetusto inmueble de origen militar. Para tratar de poner freno a estas conductas incívicas y a las actos vandálicos que se producen con cierta frecuencia en el entorno, rodeado de jardines, el Ayuntamiento está ultimando el expediente para adquirir al menos cuatro cámaras de videovigilancia, que permitirán grabar las 24 horas al día desde los cuatro muros exteriores principales de la Casa Fuerte Bezmiliana.

Paralelamente, el Consistorio destinará 30.000 euros a los trabajos de limpieza de los grafitis y pintadas que se han ido realizando a lo largo de estos tres últimos años, ya que la última vez que se limpió el exterior por este tipo de actos vandálicos fue en el año 2015, según explicaron a SUR fuentes municipales, que detallaron que hasta hace unos años había unas cámaras de videovigilancia en el entorno, «pero se deterioraron y hubo que retirarlas por su antigüedad».

Respecto a los permisos para colocar estos dispositivos, que normalmente requieren de una autorización previa de la Subdelegación del Gobierno en Málaga, debido a que podrían afectar a la intimidad de las personas, las fuentes explicaron que debido al ángulo que van a captar, no es preciso, ya que no grabarán directamente a una calle con tránsito. En todo caso, el equipo de gobierno bipartito, de PP y PA, está tramitando las autorizaciones pertinentes para colocar más cámaras, que tienen un coste aproximado de entre 1.300 y 1.500 euros para cuatro dispositivos, en otras zonas de interés del municipio, como la hornacina de la Virgen del Carmen, el entorno de los túneles de El Cantal, la Cueva del Tesoro y el Parque Arqueológico.

El Consistorio solicitará permiso para instalar más cámaras en otros espacios públicos

«Tenemos que proteger los bienes que son de todos, y si la gente no tiene educación y respeto, hay que tomar este tipo de medidas», apuntaron las fuentes, que recordaron que hace unas semanas que se ha concluido el vallado perimetral del parque de Huerta Julián, en el que se han invertido unos 120.000 euros, para protegerlo de los frecuentes actos vandálicos de los que era objeto, especialmente por las noches, cuando se convertía en un lugar para el 'botellón'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos