Rincón exige a la Junta reparar deficiencias en las aulas prefabricadas del nuevo instituto

Los padres continúan quejándose por la situación y alrededor de la mitad no llevan a sus hijos a clase. /EC
Los padres continúan quejándose por la situación y alrededor de la mitad no llevan a sus hijos a clase. / EC

El Ayuntamiento detecta falta de extintores, elementos cortantes y defectos en el saneamiento, aspectos que la Delegación de Educación niega

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Cortes de luz constantes que provocan interrupciones de los sistemas de aire acondicionado, vibraciones por la cercanía de las obras del futuro centro educativo, caída de materiales de los techos, suciedad, falta de medios materiales y de personal. Éstas son algunas de las principales quejas que trasladaron ayer desde el Ampa del cuarto instituto de Rincón de la Victoria a la Delegación de Educación, después de cuatro días usando los módulos de aulas prefabricadas que se han instalado en la parcela donde se ubicarán las futuras pistas deportivas, a escasos diez metros del edificio en construcción.

Una gran mayoría de los alumnos siguió sin acudir ayer a clases, en protesta por la situación, y tras las escenas vividas es muy probable que la asistencia a las aulas sea aún menor hoy. Entre tanto, el recinto provisional sigue en el ojo del huracán, siendo objeto de un enfrentamiento entre el Ayuntamiento y la Junta. Enmedio, los padres y los alumnos, que continúan protestando por la situación y denunciando que el instituto «no reúne las condiciones mínimas de seguridad y salubridad exigidas».

Después de que la Administración andaluza mandase el pasado miércoles «un mensaje de calma y tranquilidad» a los progenitores, asegurando que las instalaciones educativas «reúnen todos los requisitos legales, de seguridad e higiene», fue el turno del Consistorio rinconero, gobernado por un bipartito de PP y PA, el que respondió, asegurando que tras realizar una inspección técnica, han detectado «deficiencias», que aunque no son graves, «sí ponen en riesgo la seguridad de los 240 estudiantes matriculados y una veintena de profesores».

La Ampa denuncia cortes de luz, vibraciones en las aulas y falta de medios materiales y humanos

Así, detallaron a través de un comunicado que «aún quedan muchos asuntos por atender y defectos que reparar que, además, incumplen la normativa vigente, como ocurre con el bordillo de hormigón prefabricado situado junto a la rejilla de pluviales en el pasillo de entrada sur al recinto». «Asimismo, también es necesaria la eliminación de elementos metálicos cortantes, situados en las esquinas de los módulos prefabricados, en las rejas de las ventanas y en los cerramientos», dijeron, al tiempo que apuntaron que «existen tramos del cerramiento metálico de tubos que no presentan suficiente rigidez ni estabilidad; elementos metálicos oxidados que deben ser reparados o eliminados; y está pendiente la retirada de restos de obras en las zonas que deben ser utilizadas por los alumnos».

Por parte del Ayuntamiento también se ha constatado la «inexistencia de extintores contra incendios en algunos módulos, y que aún está pendiente el sellado de los aparatos sanitarios para evitar vertidos a las zonas libres del recinto». Desde el equipo de gobierno se advierte de que todas estas actuaciones pendientes deben llevarse a cabo antes de obtener la licencia de utilización de las instalaciones, «por lo que es necesario acelerar los trabajos para que los alumnos puedan acudir a las prefabricadas en unas mínimas condiciones de seguridad».

Desde las Delegación de Educación se remitieron al comunicado enviado el pasado miércoles, en el que denunciaron «la falta de colaboración en todo este proceso por parte del Ayuntamiento, que reclamó una licencia de obra para la instalación de las prefabricadas y no la concedió hasta el 14 de septiembre, un mes después de haberla solicitado la Agencia de Educación». «Asimismo, en este momento está reclamando una licencia de primera ocupación, lo que es algo insólito en unas instalaciones de estas características», matizaron. El Ayuntamiento replicó que la licencia se otorgó «cuando se subsanaron las deficiencias» e insistieron en que la Junta «pida licencia de utilización».

 

Fotos

Vídeos