Reabren el restaurante y hotel Posada del Bandolero con una nueva gerencia

La Posada del Bandolero está situada en pleno centro de El Borge y abrió por primera vez en 2003. :: e. c./
La Posada del Bandolero está situada en pleno centro de El Borge y abrió por primera vez en 2003. :: e. c.

El empresario hostelero y edil de Moclinejo Pedro Blanco se hace con la gestión del recinto, que abrió sus puertas en 2003 y cerró el pasado enero

E

cabezas. La Posada del Bandolero es uno de los establecimientos de hostelería y alojamiento turístico más atractivo de la pequeña localidad de El Borge, situada en pleno corazón de la Axarquía, y considerada la capital de la uva pasa moscatel de Alejandría. Este edificio, que data de 1837, aunque tiene elementos de origen árabe, como un pozo, es de propiedad municipal desde los años noventa del pasado siglo. Abrió por primera vez como restaurante y alojamiento turístico hace 15 años, bajo la fórmula de la concesión administrativa. Tras cerrar sus puertas a principios de este año, acaba de reabrirse de la mano del empresario hostelero y concejal de Turismo en el vecino Ayuntamiento de Moclinejo, Pedro Blanco (PP).

Según explicó el empresario, ya cuenta con un restaurante en su municipio y hace unos meses le surgió la oportunidad de hacerse con la gestión de este emblemático establecimiento de El Borge, por un periodo inicial de cinco años, a razón de 4.000 euros anuales. «Hemos renovado por completo la carta y mejorado las habitaciones», confesó el empresario, quien destacó que las seis estancias tienen capacidad para entre 15 y 18 personas, mientras que los salones del restaurante pueden acoger a hasta 70 comensales.

Entre las especialidades que ofrecen están el solomillo a la pasa, el pollo a la borgeña o el chivo, tanto al ajillo como al horno, así como platos de cuchara, guisos y gazpachos. El precio medio por comensal es de 20 euros y el alojamiento en una habitación doble cuesta, en temporada alta, 55 euros con el desayuno incluido. Además, los huéspedes pueden hacer uso de la cercana piscina municipal, gracias a un acuerdo con el Ayuntamiento alborgeño. «Tenemos una carta muy basada en platos típicos y sabores de la Axarquía, con una carta de vinos muy amplia, con caldos de la Denominación de Origen Málaga y Sierras de Málaga, además de Rioja, Ribera de Duero o Galicia», dijo.

Casa natal del 'Bizco Arborge'

La Posada del Bandolero está en la céntrica calle Cristo, esquina con calle Peseta. Se trata de un antiguo edificio de paredes encaladas y ornamentos de madera que data del siglo XIX, que fue molino de aceite, después una pequeña escuela y residencia del maestro y que fue reconvertido desde 2003 en algo más que un pequeño hotel-restaurante con encanto.

Si las paredes de este edificio hablaran contarían las historias del famoso bandolero Luis Muñoz García, 'el Bizco de El Borge' o 'Arborge', ya que fue su casa natal. Bizco de nacimiento, de ahí su apodo, poseía una gran puntería con la pistola, convirtiéndose en una de los forajidos más famosos de Andalucía. Además estas paredes también contarían cómo se convirtió en Posada gracias al interés del Ayuntamiento de El Borge, que impulsó su remodelación en 1998, inaugurándolo cinco años después.

Blanco, que cuenta con una larga trayectoria en la hostelería, decidió en este año tomar las riendas de su gerencia, «con interés, esfuerzo y dedicación», con el fin de crear un hotel con encanto, y con historia; un restaurante de tradición gastronómica, y a la vanguardia culinaria; «un lugar en el que el verdadero encanto reside en el placer de conocerlo», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos