El presunto homicida de Dana Leonte evita el suicidio en prisión del parricida de Puerto de la Torre

Cordón policial en Puerto de la Torre tras el parricidio. /SUR
Cordón policial en Puerto de la Torre tras el parricidio. / SUR

Los funcionarios de la cárcel de Alhaurín de la Torre acudieron a la celda alarmados por los gritos de Sergio Ruiz y encontraron a su compañero llorando y con una sábana al cuello

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Ambos han protagonizado [presuntamente] dos casos que han marcado la crónica negra de la provincia de Málaga en los últimos meses. Y ahora comparten celda. El novio de Dana Leonte, en prisión como sospechoso de su muerte, ha podido evitar el suicidio de su compañero en la cárcel, el parricida de Puerto de la Torre.

Sergio Ruiz ingresó en prisión la noche del 28 de septiembre como presunto autor del homicidio de su pareja, la joven rumana Dana Leonte (31 años), a la que se busca desde el pasado 12 de junio. Solo se ha encontrado un fémur de la víctima en el campo, a 5,7 kilómetros del domicilio familiar, en la localidad de Arenas.

El parricida de Puerto de la Torre entró el 7 de septiembre acusado de acabar con la vida de su madre, de 81 años, a la que disparó con una escopeta de caza. Al parecer, antes, había amenazado a su hermana en su casa. La madre se interpuso entre ambos para evitar que hiriera a su hija.

Los dos han coincidido en la celda 27 del módulo 7 de la prisión de Alhaurín de la Torre, ya que a ambos se les ha aplicado un régimen especial de protección (artículo 75.2 del Reglamento Penitenciario) que incluye algunas limitaciones regimentales respecto a horarios o salidas al patio para salvaguardar la vida e intregridad físical del recluso.

Este domingo, sobre las cuatro y media de la tarde, los funcionarios escucharon gritos que procedían de la zona alta del módulo. La persona que los llamaba y aporreaba la puerta de la celda no era otro que Sergio.

Cuando los funcionarios franquearon la puerta, encontraron al parricida con una sábana rota todavía anudada al cuello, llorando y sentado en la cama. Manifestó que quería quitarse la vida. Según fuentes cercanas al caso, fue su compañero de celda, el novio de Dana, quien se lo impidió.

Después de que los funcionarios lo tranquilizaran, el interno fue trasladado a la enfermería del centro penitenciario para ser examinado por el médico. Dado que no presentaba heridas, regresó al módulo 7, en el que estaba recluido. Fuentes penitenciarias confirmaron que ahora se le ha aplicado el protocolo de prevención de suicidios (PPS).

Aunque ambos están en prisión preventiva, su situación judicial es diferente. El parricida de Puerto de la Torre agredió a su madre dentro de su casa, la remató en la calle y fue reducido en el domicilio por dos policías locales minutos después del crimen. Aún iba armado cuando llegaron los agentes.

Sergio Ruiz, en cambio, ha sido detenido tres meses y medio después de la desaparición de su pareja. Aunque él mantuvo siempre que Dana Leonte se había marchado de forma voluntaria a su país, la investigación de la Guardia Civil detectó contradicciones en su versión.

El novio de la joven rumana, con la que tiene en común una niña de 10 meses, siempre ha mantenido su inocencia. Justificó haber limpiado su vivienda con aguarrás y lejía por una plaga de hormigas (su abogado alegó que iban a recibir una visita de asuntos sociales y por eso limpió); y la ausencia de Dana, por la presión de las deudas. Pero la jueza que dirigió las pesquisas esgrime 14 indicios contundentes contra él para enviarlo a la cárcel.