El IV Festival Aéreo congrega en Torre del Mar a más de 250.000 personas

Salvador Salas

La gran exhibición se ha desarrollado hasta las 15.30 horas, con una treintena de aeronaves, entre ellos el Harrier de la Armada

EUGENIO CABEZAS

Por cuarto año consecutivo, Torre del Mar ha pasado este domingo mirando al cielo, con el espectáculo del IV Festival Aéreo Internacional Air Show, en el que han participado más de una veintena de aeronaves y formaciones, de varios países, desde las avionetas más clásicas hasta los más modernos aparatos del Ejército español. Más de 250.000 personas han disfrutado del espectáculo aéreo a pie de playa, siguiendo las explicaciones que podían oírse por la megafonía del paseo marítimo torreño.

El espectáculo se ha prolongado durante más de cuatro horas, en las que los asistentes, a pesar del calor sofocante, no han dejado de mirar al cielo para disfrutar de las piruetas y de la profesionalidad de las distintas unidades. Las emociones fuertes han comenzado muy pronto, con la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (PAPEA), que han desplegdo una enorme bandera de España sobre la arena torreña, donde el Ayuntamiento había dibujado la 'Q' de Calidad que ostenta esta franja del litoral de la comarca de la Axarquía.

El viento no ha impedido este primer plato fuerte del espectáculo, aunque sí ha hecho imposible que el mallorquín César Canudas llevara a cabo su espectáculo de paramotor acrobático. Varios incendios en la provincia de Almería también han hecho que, en el último momento, no haya podido participar el avión Canadair, que ha tenido que desplazarse a sofocar esos fuegos y no ha podido repetir su espectáculo en las aguas del litoral torreño. Tampoco ha acudido finalmente el avión del Ejército español del Aire A-400M, de la factoría Airbus, que se ha tenido que volver hacia la base área de Morón de la Frontera, en Cádiz, al detectar un problema mecánico en el aparato.

Aún así, los platos fuertes de la jornada han llegado con el Eurofighter, que ha vuelto a levantar los aplausos de todos y del Harrier, que se ha estrenado en esta cuarta edición. El espectáculo de la Guardia Civil, con una exhibición de las unidades marítimas, terrestres y aéreas, ha sido otro de los momentos más emocionantes de la jornada. Los agentes del Instituto Armado han simulado una persecución de unos narcotraficantes y el rescate de dos de ellos caídos al agua por el helicóptero.

El debut de la Guardia Civil

Otras novedades ha sido la participación por primera vez de la Guardia Civil con sus medios aéreos, marítimos y terrestres, aportando, entre otros, el CN235 y un helicóptero, así como la colaboración del Aeroclub Axarquía, con una exposición integrada por una veintena de aeronaves a escala en una zona acotada del Paseo de Larios de Torre del Mar.

También han sobrevolado el cielo de Torre del Mar «clásicos» como «T34, la Beechcraft 45, el T6, la primera WingWalker española, aviones históricos de la fundación Infante de Orleans, aviación ligera sincronizada (Plus Ultra), Patrulla Reva o los acrobáticos como Jorge Macías y Luca Salvadori». Asimismo, el festival ha contado con el helicóptero Policía Nacional y una actividad de parapente extremo, una de las modalidades aéreas actuales.

El teniente de Alcalde de Torre del Mar y concejal de Turismo y Playas, Jesús Carlos Perez Atencia, se ha mostrado «muy satisfecho» de esta cuarta edición: «La cultura aeronáutica y todo lo que mueve este tipo de turismo ha demostrado un año más que Torre del Mar es uno de sus destinos principales a nivel nacional». «Por calidad y por variedad este festival se ha convertido en uno de los eventos más importantes del verano de la Costa del Sol». Desde la organización han anunciado que ya están trabajando en el programa de la quinta edición, «que tendrá que ser especial por ser el quinto aniversario», han asegurado en su perfil en la red social Facebook.