La Junta reactivará el puerto entre Nerja y Torrox con financiación público-privada

Panorámica de la playa torroxeña de Calaceite, la última ubicación donde se planteó el recinto portuario./E. C.
Panorámica de la playa torroxeña de Calaceite, la última ubicación donde se planteó el recinto portuario. / E. C.

La delegada provincial Patricia Navarro se compromete a retomar los trabajos para impulsar el segundo recinto portuario en la zona oriental

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El proyecto del puerto deportivo en el límite entre Torrox y Nerja suma décadas de retrasos e incumplimientos de plazos y promesas políticas por parte de la Junta de Andalucía. Que si en la playa nerjeña de El Playazo, que si en las torroxeñas de Wilches y Calaceite. Lo cierto es que hasta ahora muy poco se ha avanzado ni siquiera en los despachos. El último documento que se conoció fue en 2007, un anteproyecto que cifró la inversión en 33 millones de euros para disponer de 500 atraques. Nunca se aclaró formalmente si la financiación del proyecto sería pública, privada o mixta.

Ahora, el nuevo gobierno bipartito andaluz, de PP y Ciudadanos, se ha propuesto reactivar este proyecto «fundamental para el desarrollo económico, social y turístico» de la Axarquía, tal y como lo definieron ayer el alcalde torroxeño, Óscar Medina (PP), y la delegada provincial de la Junta, Patricia Navarro, en su primera visita institucional al municipio axárquico tras su toma de posesión hace poco más de un mes.

«El proyecto desapareció durante mucho tiempo de los planes de inversiones del anterior gobierno andaluz del PSOE y del discurso político», manifestó la delegada provincial, quien mostró su «compromiso firme» para reactivar «en el menor tiempo posible» esta iniciativa portuaria. Así, apostó por impulsarla «desde la iniciativa público-privada como fórmula idónea», siguiendo la línea de lo anunciado por los Consejos de Gobierno celebrados hasta ahora en el Palacio de San Telmo en Sevilla para otros proyectos de inversión en la región.

La responsable andaluza se comprometió a solucionar el problema de la sede judicial

Navarro apostó por «buscar el consenso» entre los dos ayuntamientos implicados, el de Torrox y el de Nerja, y analizar la viabilidad de las distintas ubicaciones planteadas en los últimos años. En el encuentro con el regidor torroxeño se abordaron otras cuestiones relativas al municipio, como la sanidad, la educación o las infraestructuras judiciales.

En el primer caso, Navarro ratificó el «compromiso firme» del Gobierno andaluz de equipar y dotar de personal a la ampliación del consultorio de El Morche, que está ejecutando y financiando el Ayuntamiento tras el acuerdo alcanzado con el anterior ejecutivo regional socialista. Sobre la sede judicial, apuntó que van a estudiar la posibilidad de trasladarla a un local, tal y como planteó el PSOE en los últimos meses, «aunque esto nunca nos ha convencido», apostilló.

En materia educativa señaló que van a realizar «actuaciones puntuales y a planificar a medio y largo plazo». Sobre el conjunto de la Axarquía, Navarro abogó por impulsar un modelo de «ecoturismo». «No podemos copiar a la Costa Occidental, aquí hay otra idiosincrasia», apuntó. «La Junta de Andalucía se olvidó de Torrox durante décadas, ahí están los ejemplos de los juzgados, del puerto deportivo o del centro de salud», manifestó el alcalde torroxeño.

Visita a Almáchar

Por otro lado, la delegada provincial también se reunió ayer con el alcalde de Almáchar, José Gámez (IU), en una visita institucional al Ayuntamiento. El regidor pidió a la Junta ayuda para el proyecto museográfico del Museo de la Pasa que construirá la Diputación y que prevé la rehabilitación de un edificio singular del centro histórico, adquirido por el Consistorio, en el que se recrearán el campo, el viñedo, el lagar, el pasero o la vivienda tradicional de los viñeros.

Sobre el tranvía de Vélez-Málaga, Navarro dijo a la Cadena Ser que están «abiertos a dialogar» con el Consistorio para buscar una solución tras casi siete año parado. No obstante, advirtió de que «partimos de cero, porque no hay nada firmado», en alusión al preacuerdo para que la Junta financiase el 40% del coste.