Investigan la aparición de pintadas en diferentes puntos del barrio de la Villa de Vélez-Málaga

Pintada realizada en la Puerta Real de la Villa. /SUR
Pintada realizada en la Puerta Real de la Villa. / SUR

Algunas han sido realizadas en puntos y lugares protegidos como la Puerta Real, principal acceso a esta zona del casco histórico

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La Policía Local investiga la aparición de más de una decena de pintadas en diferentes puntos del barrio de la Villa, situado en pleno casco histórico de la ciudad. Este barrio lo conforman los restos de la antigua ciudad árabe que creció y se desarrolló dentro de las murallas de la antigua alcazaba de la ciudad, el gran símbolo de Vélez-Málaga. La Puerta Real de la Villa y la murallas conforman la antigua ciudad musulmana (la medina), que estaba protegida por un cinturón amurallado, que envolvía y marcaba los límites precisos de la misma hasta el siglo XIII. En la actualidad se conservan algunos restos como los que pueden contemplarse en la plaza de la Constitución.

Para acceder a la medida existían tres puertas, la de Granada, la de Antequera y la de Málaga, hoy conocida como Puerta Real de la Villa, donde han aparecido una de las pintadas. Otras ha sido realizadas en fachadas de viviendas, en el pavimento e incluso en vehículos. En algunas se pueden leer nombres de personas, iniciales e incluso insultos, además de algunos símbolos.

El área de Medio Ambiente del Ayuntamiento comenzó ayer los trabajos para retirarlas mismas, aunque se puso en conocimiento de la Policía Local abundante material gráfico con el fin de poder investigar la autoría. Según la concejalía, lamentablemente hay vecinos de este barrio que se saltan las más mínimas normas de comportamiento y depositan la basura en puntos donde no hay contenedores de recogida.

El Ayuntamiento ha recordado que la realización de pintadas y grafitis en edificios y lugares catalogados como Bienes de Interés Cultural (BIC) o protegidos, así como en su entorno, está castigado.

Hace varias semanas los responsables del Consistorio barajaron la posibilidad instalar cámaras de vigilancia ante la proliferación de quema de contenedores.