El GIPMTM rechaza la ubicación de una planta de tratamiento de escombros

El teniente de Alcalde de Torre del Mar pide cambiar de sitio la instalación de un proyecto europeo para reciclar materiales que se usarán en regenerar playas

EUGENIO CABEZAS

Aumenta la tensión en el seno del equipo de gobierno cuatripartito en el Ayuntamiento de Vélez-Málaga (PSOE, PA, GIPMTM y el edil no adscrito, expulsado de Cs, José Antonio Moreno Ocón) cuando apenas restan seis semanas para la cita con las urnas del próximo 26 de mayo. Después de que esta semana el teniente de Alcalde de Torre del Mar, Jesús Pérez Atencia, se desmarcara del anuncio realizado por el alcalde, el socialista Antonio Moreno Ferrer, de integrar en la plantilla municipal a los 800 trabajadores de la empresa municipal Emvipsa en el plazo de tres años, y de que exigiera la paralización del expediente para sacar a concurso la nueva guardería de Caleta, el líder de los segregacionistas torreños se desmarcó ayer de otro de los proyectos puestos en marcha por el Consistorio en esta legislatura: la planta de tratamiento de escombros para regenerar playas.

Tras reunirse con un grupo de vecinos de la zona norte de la urbanización Viña Málaga, Atencia ha compartido el «descontento» de estos residentes por la cercanía de la instalación, de la que ya se están realizando los primeros movimientos de tierras. «Sólo existe un proyecto básico, no hay proyecto de ejecución y vamos a pedir que se paralice», dijo Atencia.

«No vamos a permitir, estando en un gobierno municipal, que se cometan más barbaridades en suelos donde hay cercanas zonas residenciales. No vamos a cometer errores del pasado», agregó. El proyecto 'Brick-Beach' tiene un presupuesto de cinco millones de euros, financiado con fondos europeos. El edil de IU Miguel Ángel Sánchez avanzó que también van a pedir información sobre este asunto.