Festival de altura en Torre del Mar

La Patrulla Águila dibujó los colores de la bandera nacional entre aplausos. / Foto: Francis Silva | Vídeo: Jon Sedano

Más de 300.000 personas disfrutan por tercer año consecutivo del Air Show, con casi 40 aeronaves de cuatro países

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Torre del Mar estuvo ayer mirando al cielo. Por tercer año consecutivo, el último domingo de julio tuvo lugar el Festival Aéreo Internacional Air Show, que reunió a más de 40 aeronaves, desde ultraligeros, cazas del Ejército español, aviones antiincendios y avionetas acrobáticas, de cuatro países: España, Italia, Reino Unido y Suiza. Llegar hasta la playa torreña fue una verdadera odisea para muchos, ya que desde bien temprano no había aparcamientos libres. De hecho, las lanzaderas de autobuses puestas por el Ayuntamiento de Vélez desde el centro comercial El Ingenio funcionaron a pleno rendimiento.

Te interesa

Cuando aún faltaban unos minutos para que comenzara el espectáculo, ya no cabía un alfiler en la orilla. Pertrechados de sombrillas, cientos de miles de personas, desde la organización calculan que más de 300.000, abarrotaban el litoral torreño para inmortalizar, con sus teléfonos móviles o cámaras, las piruetas y los dibujos con humo que realizaban en el cielo las distintas formaciones. Numerosos 'spotters', aficionados a la fotografía de medios de transporte, pertrechados de equipos de grandes dimensiones, acudieron por tercer año a una cita que está ya consolidada en el calendario malagueño y que se ha convertido en una de las más importantes del país.

Los platos fuertes comenzaron al mediodía, con la Patrulla Plus Ultra, fundada en 2011 en Huelva, compuesta por cinco aeronaves. Tras el piloto acrobático Jorge Macías, salieron a escena dos de los debutantes en esta edición, los italianos Blu Circe, integrados por cuatro avionetas, y los toledanos Jacob 52, formados por cinco aviones modelo Yakolev 52. El fuerte viento de poniente durante toda la jornada de ayer en el litoral torreño impidió, con rachas de hasta 18 nudos, por motivos de seguridad, los saltos de los integrantes de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (PAPEA). «Ha sido una pena, pero lo primero es la seguridad de todos», explicó el director del festival torreño, Pablo González, quien apuntó que el público «comprendió perfectamente» la situación.

El fuerte viento y el oleaje impidió los saltos de la patrulla de paracaidistas del Ejército español PAPEA «por seguridad»

El espectacular avión antiincendios Canadair también se vio afectado por el oleaje consecuencia del viento de poniente, pudiendo que realizar un único amerizaje a escasos metros de la orilla para recargar agua, frente a los dos de las pasadas ediciones. El ensordecedor sonido del Eurofighter y la Patrulla Águila del Ejército español, con su característica bandera nacional realizada con humo de colores rojo y gualda, pusieron el broche de oro al festival. Ya hay ganas de que llegue el cuarto. Queda esperar 365 días.

Los británicos Aerosparx, durante la exhibición de ayer en el litoral torreño. Las piruetas de los aviones dejaron boquiabiertos a los presentes. Los dibujos con humo, un clásico en el Air Show de Torre del Mar. / F. Silva