El pequeño ahogado en la piscina de La Viñuela pasaba unos días de vacaciones con sus abuelos

Eugenio Cabezas

El niño británico, que no sabía nadar, estaba en un chalet de la pedanía de Los Romanes

ALVARO FRÍAS y EUGENIO CABEZAS

Tragedia en la pequeña pedanía de Los Romanes, perteneciente al término municipal de La Viñuela, en la comarca de la Axarquía. Un niño británico de cinco años de edad murió a primera hora de la mañana del jueves tras caerse a la piscina del chalet de sus abuelos y ahogarse, al no saber nadar. Los hechos tuvieron lugar minutos antes de las 10.00 horas, cuando la familia, que había acudido a pasar unos días de vacaciones en la vivienda de los abuelos del pequeño, estaba desayunando en una zona del inmueble, y no se percataron de que el menor se les había perdido de vista.

La voz de alarma la dieron los propios progenitores, que sacaron al menor rápidamente del agua, inconsciente y sin pulso. El único agente policial de La Viñuela, José González, fue el primero en llegar al lugar de los hechos, ya que estaba prestando servicio en el colegio rural situado a escasos metros de la vivienda. Inmediatamente, se activó el protocolo de emergencias, llegando al lugar de los hechos una ambulancia con UVI móvil y un helicóptero del 061.

Sin embargo, todos los esfuerzos para tratar de reanimar al pequeño fueron en vano. El helicóptero y las emergencias sanitarias se marcharon del lugar pocos minutos después de las 11.30 horas. En el inmueble se vivieron momentos de gran angustia y dolor, hasta el punto de que al lugar acudieron integrantes del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Desastres (GIPED) del Colegio de Psicólogos de Andalucía.

El levantamiento del cadáver tuvo lugar pocos minutos antes de las 14.00 horas, en presencia del forense y de la autoridad judicial. De la investigación del suceso se ha hecho cargo el equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Vélez-Málaga. El alcalde viñolero, José Juan Jiménez (PSOE), que estuvo toda la mañana en la vivienda, destacó la «conmoción» causada por el suceso, y mostró todo el apoyo del Ayuntamiento a la familia. Al parecer, los abuelos del pequeño llevan viviendo en Los Romanes más de 30 años. Su hijo y padre del menor fallecido se crió en esa casa, pero se había instalado en Reino Unido. La pareja tiene otra niña de diez meses, que también estaba en la vivienda.

Con la muerte del pequeño británico, ya son once los menores que han fallecido por ahogamiento en España en lo que va de año. La responsable de la coordinación de la Comisión de Prevención y Seguridad de la Real Federación Española de Salvamento y Socorro, Jessica Pino, insistió en que la gran mayoría de estos casos han tenido lugar en piscinas privadas (siete de los once).

Para evitar que ocurran, indicó que los adultos son el primer eslabón de la prevención, quienes «no deben quitar ojo a los menores». Tras ello, explicó que no hay que confiarse en los elementos de flotación, «ya que pueden voltearse y no garantizan la seguridad», matizó. «Por último, están los elementos de seguridad pasiva. En los casos de piscinas, son vallas perimetrales, que evitan que los niños puedan acceder a ellas. Hay que recordar que en muchos casos los menores caen a ellas intentando coger algún juguete o pelota que ha caído en la piscina», precisó.

Aun así, Pino recordó que el perfil de la persona que fallece ahogada en España dista mucho del de un menor de edad, ya que responde a un varón de nacionalidad española y mayor de 45 años. En lo que va de año, ya han perdido la vida 119 personas por ahogamiento en España.