Estafan 3.000 euros a una septuagenaria en Vélez-Málaga mediante el timo del 'tocomocho'

Estafan 3.000 euros a una septuagenaria en Vélez-Málaga mediante el timo del 'tocomocho'
Archivo

Dos hombres perpetraron el engaño, aunque los agentes solo han logrado identificar a uno

SUR

La Policía Nacional ha detenido en Málaga a un hombre de 37 años y nacionalidad española como presunto responsable de estafar 3.000 euros a una septuagenaria en Vélez-Málaga mediante el llamado timo del 'tocomocho'. Según apunta la Policía en una nota de prensa, el arrestado es experto en este tipo de timos y le consta otras detenciones por hechos similares y una requisitoria judicial en vigor por el mismo delito.

La investigación se inició a raíz de la denuncia efectuada ante la Policía Nacional por una mujer que aseguraba haber sido víctima de una estafa por un importe de 3.000 euros. Según relató, se le acercó una persona de su edad enseñándole una participación de lotería premiada por si quería comprársela y seguidamente apareció otro hombre, bastante más joven, que le dijo que compartiría el premio con ella si ambos pagaban al otro una cantidad de dinero.

Consiguió que la mujer sacara de su banco 3.000 euros y se los entregara. A partir de ese momento, la víctima no volvió a ver más a estas dos personas, según señala la Policía Nacional en el comunicado.

Los agentes lograron identificar y detener a uno de los presuntos responsables de la estafa.

Recomendaciones

Debido a que este tipo de modalidad delictiva, al igual que otros timos tradicionales como el de la estampita, afectan principalmente a personas de edad avanzada, la Policiía Nacional ha incluido en su Plan Mayor Seguridad charlas informativas destinadas a mayores para tratar de evitar que sean víctimas de este tipo de hechos.

La Policía Nacional aconseja a los ciudadanos que desconfíen de posibles «gangas» y ofertas para obtener dinero fácil y de forma rápida. «La mejor prevención es el sentido común».

Además, inciden en que nunca hay que sacar dinero del banco a requerimiento de desconocidos aunque ofrezcan aparentemente un gran negocio. De igual modo, conviene no olvidar que en la mayoría de estos timos intervienen al menos dos delincuentes que aparentan no conocerse y que saben ser convincentes para hacer creíble su historia.