El embalse de La Viñuela roza ya el umbral de sequía

Embalse de La Viñuela visto desde Los Romanes/ E. Cabezas
Embalse de La Viñuela visto desde Los Romanes / E. Cabezas

A dos semanas de finalizar el actual año hidrológico, el mayor pantano de la provincia está cinco hectómetros cúbicos por debajo que hace un año

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Las lluvias registradas durante el fin de semana no han servido para elevar las reservas hídricas de la provincia ni tampoco las de la de la comarca de la Axarquía. Según datos del sistema automático de Información Hidrológica (Hidrosur), de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible, los pantanos de la provincia apenas han visto incrementado el nivel de almacenamiento en unos tres hectómetros cúbicos, al pasar de los 361 hm3 que tenía hace justo una semana a 364 , siendo el embalse del Guadalhorce el que más ha incrementado el nivel al pasar de 89,9 a 92 hm2.

En la comarca de la Axarquía, a pesar de contar con el embalse de mayor capacidad de la provincia, el de La Viñuela (165,4 hm3), las precipitaciones no le han supuesto aportes que permitan a agricultores y ayuntamientos respirar más tranquilos. Todo lo contrario, el nivel de agua embalsada en lugar de subir, sigue bajando, hasta el punto de que es muy probable que acabe el año hidrológico (1 de octubre de 2018 a 30 de septiembre de 2019), rozando el umbral de sequía.

Actualmente, la reserva del pantano ascienden a 55,6 hectómetros cúbicos. Este volumen de almacenamiento se encuentra cinco hm3 por debajo que hace justo un año. 

Según las previsiones de la Junta, el sistema llegará a octubre con unos 52,4 hm3, lo que significa que, aunque no estará en emergencia, si estará en un escenario casi de alerta.

El pantano de la Axarquía comenzó la temporada de verano con 69,90 hectómetros cúbicos almacenados, 2,4 menos que en 2018 (72,39). Esto significa que durante la temporada estival ha visto reducir su nivel en unos 14 hm3 entre agua destinada a regadío y consumo humano.

Sólo la zona regable del plan Guaro disponía de unos 11 hectómetros cúbicos de agua del embalse para el riego de sus explotaciones para la campaña de verano y hasta el final del año hidrológico.

Según la planificación realizada por la Junta, en junio se destinaron a regadío 2,3 hm3 de agua de embalse, unos tres en el julio, 3,1 en agosto y 2,6 se utilizarán este mes de septiembre.

Ello no ha librado a algunas comunidades de regantes de haber sufrido cortes durante este verano al superar los volúmenes máximos que tenían autorizados en función de su superficie de cultivo dentro de la cota 140. La dotación por hectárea y año se mantiene en 4.000 metros cúbicos. 

Mantenimiento

Agricultores y regantes de la comarca no comprenden porqué no ha habido más aportes de agua al embalse tras las lluvias del fin de semana, teniendo en cuenta que ríos como el Rubite iban de punta a punta, por lo que exigen a la Junta un manteniendo permanente de los túneles de Cueva, Solano, Seco, Alcaucín, Bermuza, Almanchares, Granados y Rubite. 

La finalidad de estos túneles es conducir sus aguas al embalse, pero los arrastres han terminado taponando algunos, como el Rubite. Se trata de 20 kilómetros de túneles que formaron parte del proyecto La Viñuela 2, que conllevó una inversión de 8.980 millones de las antiguas pesetas (casi 54 millones de euros). Por su parte, el presupuesto de la presa, que este año ha cumplido su XXX Aniversario -entró en funcionamiento en 1989-, fue de 3.225 millones de las antiguas pesetas (19,3 millones de euros).

El sistema de La Viñuela se reunirá previsiblemente al inicio del nuevo año hidrológico (1 octubre de 2019 al 30 de septiembre de 2020) para analizar la situación y decidir que dotación se destinará a regadío.

Aunque la previsión es que las lluvias vuelvan este fin de semana a la provincia, según Hidrosur, la pluviometría acumulada registrada durante el año hidrológico en curso es de 383,7 litros por metros cuadrado, por lo que está por debajo de la alcanza el año anterior (464).