Adiós a Som Cerezo, 68 años de comercio en Nerja

Antonio y María Eugenia Som Cerezo, en la puerta de la tienda que fundaron sus padres en 1950./Eugenio Cabezas
Antonio y María Eugenia Som Cerezo, en la puerta de la tienda que fundaron sus padres en 1950. / Eugenio Cabezas

Cierra una tienda que ha vendido electrodomésticos, perfumería, muebles, mercería, regalos, 'souvenirs' y fotografías

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Emilio Antonio Som Cerezo y Rita Cerezo abrieron la tienda en 1950 para vender los primeros electrodomésticos que se comercializaron en Nerja, además de muebles, perfumes, productos de mercería, menaje para el hogar y regalos, entre otros artículos. Era como un pequeño centro comercial, algo así como un Corte Inglés en un pueblo que en aquellos años aún no había experimentado el boom turístico que vendría a partir de los años sesenta con el descubrimiento de la Cueva. 68 años después, el segundo de sus hijos, Antonio, se jubila y junto con sus tres hermanos, Rita, Guillermo y María Eugenia, han decidido vender el edificio en el que está el local comercial, en la céntrica calle La Cruz, 15, en pleno corazón de Nerja.

Tras más de 50 años trabajando tras el mostrador, y con la cámara a cuestas, Antonio Som Cerezo ha decidido poner punto y final a uno de los comercios decanos en Nerja. De hecho, con una antigüedad superior sólo queda la librería-papelería, tienda de recambios y punto de venta de Loterías y Apuestas del Estado de su tío Pepe Som, en la céntrica plaza de la Ermita, inaugurada en los años cuarenta del pasado siglo, y la tienda de confecciones y moda de la familia Rodríguez, situada en la céntrica calle Pintada, abierta en 1920, y al frente de la que está la cuarta generación, con la joven Cristina Rodríguez.

Antonio Som Cerezo aprendió pronto el oficio de fotógrafo de su padre, quien murió joven, con apenas 55 años, en 1972. Él tuvo que hacerse cargo del trabajo de fotografiar bodas, bautizos y comuniones de miles de nerjeños durante casi cinco décadas. De su progenitor conserva un amplísimo archivo fotográfico con el que es posible recorrer la historia de la localidad más oriental de la provincia desde finales de los cuarenta.

«Durante mucho tiempo vendimos muchísimas postales con fotografías de Nerja que hacía mi padre», rememora Som Cerezo, quien explica que otro de los puntos fuertes del negocio eran las listas de bodas. «A los novios les hacíamos todo, el reportaje fotográfico y en la tienda dejaban el listado de los regalos, como la cristalería, las vajillas y los electrodomésticos para el hogar», cuenta Antonio Som Cerezo, cuyos dos hijos, al igual que ninguno de sus sobrinos, ha querido continuar con la tienda.

Mercancía en liquidación

«Nos ha salido un comprador, un inversor de Frigiliana que quiere construir unos apartamentos, porque ya había adquirido la vivienda contigua», detalla Som Cerezo a las puertas de la tienda en la que ha pasado toda su vida, junto a su hermana María Eugenia. De hecho, la vivienda familiar se conserva aún en la planta superior, donde Antonio tiene el estudio fotográfico.

En los últimos años, empujado por los nuevos tiempos y las modas, había hecho el tránsito hasta la fotografía digital. «Estoy planteándome seguir un tiempo haciendo fotos y ayudando a mi mujer en la otra tienda que mantenemos abierta en la avenida Castilla Pérez», asegura. De momento, llevan unos días liquidando todo el 'stock' que tienen en el local de calle La Cruz, donde están apareciendo sorpresas que ni el dueño recordaba. «Hemos vendido de todo, material eléctrico, juguetes, artículos de submarinismo, cartuchos de caza, escopetas de aire comprimido, regalos de Navidad, productos de playa... Hacíamos las campañas de Navidad y de verano», explica Som Cerezo, quien siente «pena» por el cierre del establecimiento.

«Lo estuvimos hablando los cuatro hermanos y ha sido la mejor decisión para todos, porque siempre es difícil ponerse de acuerdo cuando somos tantos», confiesa. En unos meses el viejo edificio se convertirá en un flamante alojamiento turístico. De hecho, justo enfrente acaba de abrir un nuevo hostal en lo que fue un antiguo restaurante, de la mano de un inversor nerjeño.

Temas

Nerja

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos