Vélez exigirá un aval para garantizar el tratamiento adecuado de los escombros

Uno de los muchos vertidos incontrolados que existen en el municipio. :: sur
/
Uno de los muchos vertidos incontrolados que existen en el municipio. :: sur

El Ayuntamiento persigue evitar los vertidos incontrolados en el municipio y acabar con los vertederos no autorizados

AGUSTÍN PELÁEZ

Agustín Peláez

El Ayuntamiento de Vélez-Málaga quiere poner fin a los vertidos incontrolados de escombros en el municipio, a pesar de no disponer de escombreras autorizadas en sus territorio. Con esta finalidad, el área de Servicios Municipales está elaborando una ordenanza municipal que permitirá exigir a los constructores y titulares de las licencias de obras un aval reembolsable siempre y cuando demuestren que los escombros han sido depositados en un vertedero autorizados y que los mismos han sido tratados adecuadamente. Al menos, así lo anunció ayer el primer teniente de alcalde y concejal de Servicios Municipales, Marcelino Méndez-Trelles.

Según el edil, la ordenanza está sólo pendientes de un informe y de que se determine la cuantía a exigir y cuándo. «Debe ser un aval lo suficientemente importante como para que sus titulares quieran recuperarlo. Además debemos decidir si se exigirán en el momento de solicitar la licencia de obras y en el momento en el que inicien los trabajos», dijo.

Si el constructor o titular de la obra presenta el justificante de que sus escombros han sido tratados en un vertederos autorizado -en la comarca sólo existe uno en la actualidad y está fuera del municipio veleño-, se devolverá el aval. Se da la paradoja de que hasta el propio Ayuntamiento tira sus escombros en lugares no autorizados. Sin embargo, esta situación se quiere revertir y cambiar, de ahí la iniciativa del Consistorio.

El problema de las escombreras incontroladas no es algo nuevo. En noviembre pasado, la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos de la Construcción y Demolición de Andalucía (Agreca) denunció ante el Ayuntamiento veleño la existencia de varios vertederos en el municipio. Para este colectivo, tales vertidos producen lixiviados, ya que en ocasiones incluyen también restos de podas y residuos urbanos.

En una carta remitida al alcalde, Antonio Moreno, Agreca advertía al Ayuntamiento que el tratamiento y reciclaje de residuos de construcción es «una obligación legal». Según este colectivo, el Real Decreto 105/2008 establece que «es obligatorio hacer un uso eficiente y racional de los residuos procedentes de las obras de construcción y demolición».

Ante esta denuncia pública, el pleno del Ayuntamiento acordó en enero de este año a propuesta de IU, iniciar la pertinente modificación de las Ordenanzas Municipales para garantizar que cada licencia de obra que conceda el área de Urbanismo lleve implícita la retención de una especie de fianza, para garantizar que todos los residuos procedentes de la construcción y demolición de obras son depositados en una instalación para ser tratados conforme a Ley y no depositados en cualquier rincón del municipio.

La corporación acordó asimismo iniciar conversaciones con la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos de la Construcción y Demolición de Andalucía (AGRECA) y con la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía al objeto de que se pueda instalar una planta de transferencia en el municipio que haga viable a los pequeños y medianos constructores el depositar los restos de obras y demolición sin necesidad de ir al vertedero autorizado ya existente en Alcaucín. El acuerdo plenario incluía asimismo precintar y obligar a restaurar a su estado original todos los vertederos ilegales existentes en el municipio. Según señaló en su momento el grupo de IU, el incumplimiento en materia de vertidos de escombros podría traer aparejadas fuertes sanciones económicas al Ayuntamiento veleño.