Vélez-Málaga recurre a la vigilancia privada para reforzar la labor policial

Vigilantes privados ayer en la cabalgata de los Reyes Magos de Vélez. /
Vigilantes privados ayer en la cabalgata de los Reyes Magos de Vélez.

La medida se produce ante la negativa de la mitad de la plantilla de la Policía Local de participar en la bolsa de trabajos extras para cubrir servicios fuera de turno o descanso

AGUSTÍN PELÁEZ

Dos de cada tres miembros del operativo de seguridad encargado de vigilar ayer el desarrollo de las cabalgatas de los Reyes Magos en el municipio fueron vigilantes privados y voluntarios de Protección Civil. El motivo fue la negativa de casi la mitad de la plantilla de la Policía Local a participar en la bolsa de trabajos extraordinarios que utiliza el Ayuntamiento para cubrir los servicios de celebraciones como Navidad, ferias, carnavales y romerías. De los 70 agentes que han venido formando dicha bolsa, medio centenar se ha borrado como medida de presión para exigir al equipo de gobierno del PP que lleve a cabo de una vez por todas la valoración de puestos de trabajo, una antigua demanda de los sindicatos policiales.

Dado que en la actualidad sólo 25 agentes integran la bolsa de trabajo, el Ayuntamiento se ha visto obligado a recurrir a empresas de vigilancia privada con el fin de garantizar la seguridad policial en algunos de los principales actos de estas fiestas. Este es el caso de la Carrera de San Silvestre celebrada a finales de 2014, que aglutinó a cientos de participantes, y las siete cabalgatas desarrolladas ayer en el municipio (Vélez-Málaga, Torre del Mar, Almayate, Benajarafe, Caleta, Lagos y Chilches).

Según fuentes de la Policía Local, la seguridad de las cabalgatas corrió a cargo de 24 agentes y 35 vigilantes, además de los voluntarios de Protección Civil, los cuales actuaron bajo la coordinación de los policías. Los vigilantes se encargaron de impedir el acceso de vehículos y peatones en el itinerario de las cabalgatas y de acompañar a las mismas para impedir que los menores pudieran sufrir algún percance.

La nueva Ley de Seguridad Privada permite el uso de vigilantes privados en los acontecimientos culturales, deportivos o en cualquier otro evento de relevancia social que se desarrolle en las vías o espacios públicos o de uso común en coordinación con la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

El alcalde, Francisco Delgado (PP), dijo ayer no entender la actitud de los agentes que se han negado a participar en la bolsa de trabajo, cuando se trata de actos populares. «Es una forma de presionar para reivindicar más niveles retributivos, algo que no podemos aceptar. Tenemos un plan de ajuste económico que hay que cumplir y no es admisible este tipo de demandas en un momento en que hay numerosas familias sin trabajo», dijo el alcalde.

Delgado aclaró que esta es la primera vez que el Ayuntamiento recurre a la vigilancia privada para reforzar la seguridad desde que entró en vigor en julio pasado la nueva Ley de Seguridad Privada. Además, explicó que «es más rentable para el Ayuntamiento que la bolsa de trabajo de los policías».

En este sentido, el edil de Personal, Manuel Gutiérrez, declaró el uso de vigilantes privados en lugar de policías supondrá un ahorro para las arcas municipales del 50%. «Un vigilante privado cuesta al Ayuntamiento 16,70 euros la hora. En cambio, un policía lo normal son unos 31,67 euros. Aunque si se trata de más de cuatro horas se considera ya una jornada», explicó Gutiérrez.

El sindicato Independiente de Policía Local (SIPAN), mayoritario en la plantilla policial veleña, ha convocado para el jueves 8 una asamblea en la que se analizará la situación generada y la posibilidad de iniciar algún tipo de acción o medida de protesta, lo que se decidirá mediante votación secreta.