Vélez-Málaga deroga simbólicamente el decreto que en 1753 expulsó a los cómicos de la ciudad

Torre del Homenaje de la fortaleza mudéjar de Vélez-Málaga./
Torre del Homenaje de la fortaleza mudéjar de Vélez-Málaga.

Por motivos que se desconocen se acordó expulsar a mediados del siglo XVIII a los cómicos de nuestro municipio y de la provincia de Málaga

EUROPA PRESSVÉLEZ-MÁLAGA

El alcalde del municipio malagueño de Vélez-Málaga, Francisco Delgado Bonilla, ha derogado simbólicamente el decreto por el que, el 21 de febrero de 1753, se expulsó a los cómicos de la localidad, orden que también se dio en las mismas fechas en un auto que decretaba la expulsión de los comediantes de la provincia.

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, esta derogación simbólica, que el regidor escenificó este pasado domingo durante la entrega de los Escudos de Oro de la localidad, se ha efectuado en reconocimiento a la compañía local de teatro María Zambrano, que precisamente fue uno de los colectivos condecorados en el acto.

En su alocución, Delgado Bonilla señaló que, según recoge el libro 'La pequeña historia de Vélez-Málaga', del historiador Francisco Montoro, "por motivos que se desconocen se acordó expulsar a mediados del siglo XVIII a los cómicos de nuestro municipio y de la provincia de Málaga".

Así, esta obra explica que "el licenciado don Luis Bernal de Vallejo supo en 1753 que en Vélez-Málaga existía una farándula dirigida por Antonio Vilches, y, ni corto ni perezoso, el 21 de febrero dictó un auto mandando, bajo severas penas, que los infelices farsantes abandonaran Vélez y pueblos de su distrito al término de tres días".

Más de una década antes de esta orden de expulsión, en 1741, el Ayuntamiento ya había decidido dejar de asistir a las comedias, "quitando el banco que tenía reservado la Corporación municipal en el corral de comedias del Hospital San Juan de Dios, tapiándose incluso este espacio", apuntó el alcalde.

En su alocución, Delgado Bonilla indicó que el municipio estaba "en deuda" con el teatro y con sus actores, una deuda "que ahora queda saldada con esta derogación simbólica", y destacó "la larga tradición teatral que ha vivido la ciudad a lo largo de los últimos siglos, especialmente en los últimos 30 años con el trabajo desarrollado por esta institución amateur local de las artes escénicas".

El regidor, que incluso pidió al secretario municipal, que estaba presente en el acto, que levantara acta del momento, resaltó la apuesta municipal por la cultura y especialmente por el teatro, con la próxima rehabilitación del teatro Lope de Vega, que se convertirá en el segundo espacio escénico de la provincia en aforo, con casi 1.000 butacas.