Torrox saca partido a sus migas

La fiesta se desarrolla en el Llano de La Almazara. /
La fiesta se desarrolla en el Llano de La Almazara.

La localidad axárquica recibe a 35.000 personas en la trigésimo tercera edición de su fiesta gastronómica para disfrutar del típico plato a base de harina de sémola de trigo, que se acompaña de ensalada arriera y vino moscatel del terreno

EUGENIO CABEZAS

Torrox está siendo escenario este domingo de una de las fiestas gastronómicas más multitudinarias de todas las que se celebran en la provincia. Fiel a su cita, el último domingo antes de Nochebuena, la localidad axárquica está acogiendo la Fiesta de las Migas, que en este 2014 alcanza su trigésimo tercera edición, con una afluencia masiva de personas, hasta superar las 35.000 hasta bien entrada la tarde. Cientos de visitantes y vecinos están comprobando desde mediodía el calor y la hospitalidad que ofrecen los torroxeños, en una jornada que amaneció soleada pero que a mediodía se ha ido nublando, aunque sin previsión de que llueva a lo largo de la tarde.

Con una agradable temperatura de en torno a 19 grados, la localidad hace así honor una vez más a su lema turístico del 'mejor clima de Europa' para disfrutar en familia o con amigos de un plato típico y sencillo, elaborado con productos de la tierra: aceite de oliva virgen extra de la variedad nevadillo, harina de sémola de trigo, ajos, agua y sal. Removerlas muy bien, ése es el único secreto, ha confesado Salvador Rico, de 79 años, y uno de los más de medio centenar de voluntarios que desde mediodía elaboran perolas de migas al fuego de leña en el Llano de La Almazara. Ya llevo hechas tres, ha asegurado poco antes de las 14.00 horas. Mientras, el gentío esperaba ansioso para disfrutar del sabroso plato.

El delegado de la Junta en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, acompañado por el alcalde, Francisco Muñozm (PSOE), y el concejal de Cultura y Fiestas, Juanma Cortés (PSOE), entre otras autoridades, han recorrido el entorno junto a la pregonera de esta edicion, la periodista de Canal Sur Radio Mariló Maldonado, quien ha destacado la amabilidad y el buen ambiente que se respira en una fiesta "a la que ya había acudido en más de una ocasión, tanto para trabajar como para disfrutar".

Durante la jornada festiva se están utilizando para elaborar las migas 1.100 kilos de harina y 500 litros de aceite de oliva, así como 1.328 litros de vino, 625 kilos de naranjas, 800 kilos de tomates, 140 kilos de cebollas, 90 kilos de bacalao, 40 kilos de ajos y 100 kilos de aceitunas, estos últimos para preparar la típica ensalada arriera. La celebración cuenta con un dispositivo de 200 personas: los dedicados a preparar el plato, ayudantes y colaboradores en las degustaciones; además de personal de seguridad.

Esta fiesta llega a su edición número 33 como un referente en el calendario de las celebraciones turísticas y gastronómicas de la provincia, ha destacado Ruiz Espejo, quien ha recordado que la celebración se inició en los años ochenta como un evento local en el que se reunían los vecinos entorno a un plato tradicional y típico como las migas. Poco a poco y con el paso de los años esta fiesta se ha transformado en un recurso económico que aporta riqueza y trabajo para la población, ha asegurado. En este sentido, el delegado del Gobierno andaluz ha incidido en su repercusión también en la promoción turística de Torrox.

Por su parte, el alcalde ha destacado que se trata de una de las fiestas más veteranas de la provincia, junto a la del Ajoblanco de Almáchar, que este año ha celebrado su 46.º edición, y la Noche del Vino de Cómpeta, que ha alcanzado la 39.º, y ha añadido que perseveran en su objetivo inicial de mantener las tradiciones. La celebración se extiende al ámbito turístico sin perder sus raíces y poniendo en valor la tradición agrícola de Torrox, y lo hacemos con el marco de un plato sencillo, solidario, tradicional, elaborado con ingredientes naturales de la zona y regado por otro producto también autóctono, el vino del terreno, ha añadido.

El entorno del Llano de La Almazara acoge además un mercadillo de artesanía y productos típicos, junto con barras de asociaciones benéficas y colectivos locales. Además, se han organizado rutas turísticas guiadas por el centro histórico del municipio, y una exposición de carteles de la Fiesta de las Migas.