Trópico Spain quiere cerrar el ejercicio con 14 millones de facturación, el doble que en 2013

La empresa veleña acaba de comenzar la campaña de aguacate./
La empresa veleña acaba de comenzar la campaña de aguacate.

La empresa veleña, creada hace sólo tres años, acaba de invertir 600.000 euros en la mejora de sus instalaciones

AGUSTÍN PELÁEZ

Que lo mejor del campo malagueño va a parar fuera de nuestras fronteras no es ningún secreto. En el caso de las frutas subtropicales, mangos y aguacates fundamentalmente, el 80 por ciento es exportado, sobre todo a los países de la Unión Europea, que es principal mercado del 'agro' de la provincia, aunque cada vez más a otros destinos no comunitarios. Por ello no es de extrañar que la apuesta por la exportación esté dando tan buenos y gratificantes resultados a la economía de Málaga.

Un ejemplo de los éxitos empresariales de la apuesta por la internacionalización es Trópico Spain, una joven firma veleña creada hace sólo tres años que se ha propuesto cerrar el actual ejercicio económico con 14 millones de euros de facturación y todo ello gracias a la exportación. Se trata de una cantidad récord para esta joven firma, teniendo en cuenta que estos 14 millones son el doble de la facturación alcanzada hace sólo un año. La empresa cerró 2013, su segundo año de funcionamiento, con sólo siete millones de euros.

Según el gerente Trópico Spain, Óscar Ramírez, el secreto de su empresa, radica sobre todo en ofrecer a sus clientes europeos y canadienses la fruta de calidad en su punto justo de maduración, «es decir, lista para comer, y en los formatos que demanda cada cliente»

Precisamente, para conseguir que la fruta que exporta la empresa llegue en su mejor momento, la firma acaba de invertir más de 600.000 euros en la mejora de sus instalaciones.

En concreto, Trópico Spain se ha dotado de cuatro cámaras de maduración, así como de diversa maquinaria de última generación. Según Ramírez, las cámaras de maduración tienen una capacidad para 150 toneladas de frutas semanales. «Esto es algo que no puede faltar en ninguna empresa que se dedica a la comercialización», señala Ramírez

Comercialización

Trópico Spain quiere cerrar 2014 con 10.000 toneladas de fruta comercializada, en su mayoría aguacates, mangos, nísperos y chirimoyas. De esta cantidad, 6.000 toneladas serán de producción nacional, mientras que las 4.000 toneladas restantes procederán de la importación. Al igual que otras empresas del sector, esta firma comercializa fruta los 365 días del año, lo que le obliga a tener que acudir a la importación fuera de las campañas de recogida del mango y aguacate nacional. Aunque eso sí, se trata de fruta importada que vuelve a ser reexportada.

La reexportación se ha convertido en una línea de comercio cada vez más importante para las empresas malagueñas del sector subtropical. De hecho, todas llevan tiempo apostando por la importación fuera de las campañas nacionales.

La razón es muy simple. El consumo de aguacate y mango en Europa aumenta cada año. Sin embargo, la producción malagueña de estas frutas -Málaga es la principal productora de mango y aguacate de la UE- , permanece estancada. Sólo la producción de mango se ha visto multiplicada por tres este año, pasando de 7.000 toneladas en 2013 a 25.000 en este campaña. En cambio la de aguacate permanece estancada, ya que nos e están realizando nuevos cultivos en la zona. Para Ramírez, los productores de mango deben apostar por alargar la campaña introduciendo nuevas variedades más tempranas o tardías y aplicando nuevas técnicas de cultivo para permitir de este modo adelantar o atrasar la cosecha.

Sobre la campaña del mango, el gerente de Trópico Spain destaca que ha ido bastante bien desde el momento en que ha habido mucha demanda. «Las cadenas y distribuidoras europeas sabían que iba haber más producción de mango español y han apostado por él. El mango es un producto muy sensible a la logística y nuestra cercanía como zona productora es una ventaja respecto a otros países productores. Además, el mango de Málaga tiene una merecida fama de calidad en Europa», señala Ramírez.