Almáchar se echa a la calle para despedir al bebé que murió tras caer con su abuela en un edificio en obras

e./
e.

Más de un millar de personas arropan a la familia en el sepelio que ha tenido lugar esta tarde en la iglesia parroquial de San Mateo

EUGENIO CABEZAS

Almáchar se ha volcado esta tarde para despedir a la pequeña Davinia Pérez, la bebé de siete meses que murió ayer en el Hospital Materno Infantil de Málaga después de no poder superar las graves heridas que se ocasionó tras caerse por el hueco de una escalera en un edificio en obras, cuando iba en brazos de su abuela, María Cisneros, de 62 años, que murió en el acto. Más de un millar de personas se han concentrado antes de las 18.00 horas en la plaza del pueblo para acompañar a la familia en estos duros momentos, llevando el féretro de la pequeña hasta la iglesia parroquial de San Mateo, donde ha tenido lugar la misa fúnebre.

Posteriormente, la bebé ha sido enterrada en el cementerio municipal situado en la carretera de Moclinejo, donde desde el pasado miércoles descansa su abuela. El pueblo, de apenas 2.000 habitantes, sigue conmocionado y en estado de absoluto 'shock' por la doble tragedia que ha vivido la familia Pérez, un matrimonio de jóvenes treintañeros. La madre, Anabel, también resultó herida en el suceso ocurrido en la tarde del pasado lunes en un inmueble que lleva paralizado 19 años, situado en la calle Carril de la Constitución, al tratar de socorrer a su progenitora y a su bebé. La pareja que forma con Luis Pérez tiene otro niño de cuatro años.

Fuentes hospitalarias han informado hoy de que el bebé, que ingresó con un traumatismo craneoencefálico muy fuerte del que fue operado y que ha permanecido cuatro días en la UCI de Pediatría del Hospital Materno en estado muy grave, falleció este viernes por la noche. La familia aceptó donar los órganos de la bebé fallecida, lo que permitirá salvar otras vidas, tras activar el protocolo de donación.

El alcalde de Almáchar, José Gálmez (IU), que ha acompañado a los familiares en este difícil momento, ha precisado que todo el mundo en el pueblo está conmocionado porque esperaban que la tragedia por este accidente se quedase únicamente en el fallecimiento de la abuela y que la niña se salvase.

Los hechos

El suceso se produjo en la tarde del pasado lunes cuando la familia había ido a visitar a unos amigos a un edificio situado en la calle Carril de la Constitución, y en un momento dado, el otro hijo de cuatro años se escapó de la vivienda. Al creer la familia que el niño se había metido en un forjado de una vivienda en construcción contigua, a la que se podía acceder desde el mismo rellano, la abuela entró a buscarlo con la bebé en brazos, con el resultado de que cayó por el hueco de una escalera desde una altura de unos cinco metros y falleció en el acto.

Al ver a su madre y a su hija precipitarse al vacío, la mujer de 30 años también accedió al forjado y cayó por el mismo hueco, produciéndose una fractura en un brazo. Gámez ha indicado que el accidente sucedió en el ámbito de dos fincas privadas, una de las cuales está en estructura y sin paredes desde 1995, cuando el propietario culminó los trabajos de encofrado y forjado y no continuó con las obras.