Denuncia que le drogaron en la puerta de su casa para robarle un reloj valorado en 4.000 euros

El hombre, de 67 años, estaba en el porche cuando un coche paró para preguntarle por una dirección y le quitaron la pieza «sin que pudiera moverme ni hablar»

EUGENIO CABEZAS

«Me quedé paralizado, sin poder hablar ni casi moverme, estaba muy mareado». Así relata Miguel nombre ficticio, porque prefiere guardar el anonimato, los instantes posteriores a lo que le sucedió el pasado día 1 de septiembre, cuando se encontraba a las puertas de su domicilio en Torre de Benagalbón. Este vecino de Rincón de la Victoria fue víctima de un robo por el método de la burundanga, también conocida como la droga de los violadores, que deja a la víctima a merced de la persona que la suministra.

En su caso, los ladrones le sustrajeron un reloj de oro que llevaba en la muñeca valorado en 4.000 euros. «Eran sobre las siete de la tarde. Estaba tranquilamente sentado en el porche leyendo y a través de la reja vi que había un coche parado y sus tres ocupantes haciéndome gestos para que me acercara. Salí y ví que el copiloto tenía un mapa entre las piernas, que acercó para mostrarme y preguntarme por sitios donde comer», recordó este residente, que piensa que la droga debía estar impregnada en el papel del documento con el callejero.

«Todo fue muy rápido, tenían acento y aspecto como de árabes. El coche era oscuro, pero fui incapaz de recordar la matrícula, aunque sé que era extranjera. El conductor me señaló mi reloj y me preguntó si podía enseñárselo. No sé porqué reaccioné quitándomelo y dándoselo. En ese momento vi como lo dejaba caer sobre el asiento, mientras él hacía como que lo introducía en una bolsita negra, que después me dió», continuó el vecino, quien añadió: «Fui incapaz de articular palabra. Cogí la bolsa y me fui para casa, en cuanto la abrí me di cuenta de que no era mi reloj, era una porquería de imitación», dijo.

«Me quedé paralizado, rápidamente salió mi mujer y se lo conté, me dijo que me fuera para el cuartel de la Guardia Civil. Allí conté lo que me había pasado y me explicaron que habían tenido otras denuncias parecidas», detalló Miguel. Según explicó, a lo largo del mes de septiembre se han producido también al menos otros tres casos en Rincón de la Victoria. «Que la gente esté muy atenta y desconfíe cuando alguien extranjero se le acerque con un mapa», añadió.

A finales del pasado mes de mayo SUR informó de un suceso similar, ocurrido en la barriada malagueña de Pedregalejo, donde un empresario de 68 años denunció que dos chicas y un joven que iban en un coche se acercaron a él y a su mujer con la excusa de preguntarles una dirección y le arrebataron un Rolex de oro valorado en 16.000 euros, además de la cartera, tras utilizar también la burundanga o droga de los violadores.