Vélez y Rincón buscan fórmulas para encajar siete mil casas en los nuevos PGOU

La concejala de Urbanismo de Vélez-Málaga, Concha Labao, con los planos del avance del nuevo plan./
La concejala de Urbanismo de Vélez-Málaga, Concha Labao, con los planos del avance del nuevo plan.

Ambos ayuntamientos analizan una instrucción interna de la Junta de Andalucía que flexibiliza los límites de crecimiento para los municipios

EUGENIO CABEZAS

Los Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU) de los grandes municipios andaluces, aprobados en su mayoría en los años noventa, contemplaban crecimientos urbanísticos que no encajaron en absoluto en las restrictivas normativas que vieron la luz en la pasada década, la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), de 2003, y el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA), de 2006, lo que en la práctica, unido al desplome del sector del ladrillo como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria, ha provocado una parálisis casi total en la construcción durante los últimos ocho años.

Los ayuntamientos han intentado aprobar en este tiempo unos nuevos planes generales, tal y como les obliga la LOUA, pero se han topado con la dificultad de que tenían que reclasificar suelos, es decir, volver a catalogar terrenos que eran urbanizables como no urbanizables, para poder cumplir así con los límites del 40% de crecimiento del suelo urbanizable y del 30% de la población, con el consiguiente riesgo de que los propietarios interpusieran reclamaciones patrimoniales por daños y perjuicios.

Sin embargo, el pasado 7 de julio apareció publicada una nueva instrucción interna de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, que ha puesto, negro sobre blanco, las promesas públicas lanzadas desde su toma de posesión por la presidenta regional, Susana Díaz, de flexibilizar las normativas urbanísticas. En concreto, se salvan de los cómputos de crecimiento los terrenos que tengan ya aprobados los proyectos de parcelación, y no sólo los considerados suelos urbanos consolidados.

En coordinación

De esta forma, los grandes ayuntamientos de la Costa del Sol Oriental-Axarquía, como Vélez-Málaga y Rincón de la Victoria, ya se han puesto manos a la obra, en coordinación con los técnicos de la Delegación Provincial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, para buscar las fórmulas legales que les permitan encajar las alrededor de siete mil viviendas de más unas 3.000 en el caso de la capital comarcal y 4.000 en el municipio rinconero, que aún tienen por desarrollar en sus textos urbanísticos y que hasta ahora era imposible contemplar en los nuevos PGOUs.

En el caso de Vélez-Málaga, la concejala de Urbanismo, Concha Labao (PP), explicó a SUR que alrededor de 3.000 nuevas viviendas se quedarían en principio fuera del nuevo plan general, cuyo avance ha permanecido en exposición pública y en fase de sugerencias hasta este pasado lunes. «Estamos contactando con los promotores y dueños de estos suelos para pedirles que nos concreten una planificación temporal de cómo prevén desarrollarlos en los próximos años, y puesto que muchos no se van a poner en carga a corto ni a medio plazo, esperamos que tampoco computen para los límites de crecimiento», dijo.

La revisión del PGOU veleño que se aprobó el pasado mes de mayo, contempla un crecimiento residencial cero y una apuesta por la ciudad compacta entre Vélez-Málaga, Torre del Mar y La Caleta de Vélez, recogiendo una serie de actuaciones estratégicas como el complejo medioambiental de La Pola, el futuro mercado de mayoristas, el complejo budista Karma Güen, un nuevo recinto ferial, un centro logístico y área de transporte junto al Camino de Torrox, un centro comercial de medianas, y un campo de golf en Chilches, entre otros.

Por su parte, en el caso de Rincón de la Victoria, la nueva instrucción de la Junta de Andalucía permitirá que no computen las alrededor de 4.000 viviendas que quedan por desarrollar del vigente plan, de las que 2.000 van al norte de la autovía, en la zona de Parque Victoria. «Nuestro objetivo es retomar la elaboración del nuevo plan general de manera inmediata, para poder llevarlo a aprobación provisional antes de finales de año y si es posible, tener la aprobación definitiva antes de que termine la legislatura», aseguró a este periódico el alcalde, Francisco Salado (PP).

Sobre las actuaciones estratégicas, como un puerto deportivo y un segundo campo de golf, el equipo de gobierno del PP va a seguir defendiéndolas, aunque la Junta de Andalucía ya anunció que se opondría.