Vuelven las misteriosas manchas naranjas a Rincón de la Victoria

Aspecto que presentaba este martes por la tarde la playa rinconera de La Cala del Moral/
Aspecto que presentaba este martes por la tarde la playa rinconera de La Cala del Moral

Las playas de esta localidad y de Vélez llevan varios días con una marea de este color, que los pescadores achacan al desove de peces y los científicos a un tipo de algas marinas

EUGENIO CABEZAS

Como si de un verdadero guión de película se tratase, un año más han vuelto a aparecer en las costas de la Axarquía unas misteriosas manchas naranjas, que dividen a los expertos consultados acerca de su origen. Por un lado, pescadores y autoridades locales lo achacan al desove de especies como la sardina y el boquerón, mientras que científicos como los integrantes del Aula del Mar explican el fenómeno por la proliferación de un tipo de alga.

Sea como fuere, lo cierto es que la estampa de las playas axárquicas con enormes manchas naranjas en la orilla ha vuelto a repetirse a las puertas del verano, como ha venido ocurriendo al menos desde hace cinco años. Y con ellas, las quejas de los bañistas, que ya empiezan a acudir en masa para mitigar el calor. «No veas cómo está la playa, yo ni me he metido en toda la tarde, con el calor que ha hecho, pero es que con esas manchas raras no me atrevo», aseguró ayer a SUR Manuel Pérez, un joven vecino de La Cala del Moral, que acudió junto a un amigo a pasar la tarde en la playa del núcleo costero rinconero.

También en Torrox y Nerja

Como ellos, cientos de bañistas tuvieron que soportar durante toda la jornada la presencia de importantes manchas anaranjadas en zonas de los litorales de Vélez-Málaga y Rincón de la Victoria, y en mucha menor medida en Torrox y Nerja. El concejal de Playas rinconero, Sergio Díaz (PP), explicó a SUR que se trata de un fenómeno «natural y cíclico», que suele repetirse al final de la primavera, «provocado por el desove de las sardinas y boquerones», apostilló.

Por su parte, el responsable del Aula del Mar de Málaga, Juan Jesús Marín, manifestó que el origen de estas manchas se debe a «una proliferación masiva de un tipo de algas dinoflageladas», y que su color rojizo se debe a que tienen enzimas que reaccionan con la luz y por eso adquieren esa tonalidad. «Esta masa orgánica de algas unicelulares son fitoplacton, es decir el inicio de la cadena trófica en el mar, y por tanto, alimento para muchas otras especies», añadió Marín, quien descartó que este fenómeno «natural» pueda tener relación con otros como el cambio climático, la contaminación o la falta de depuración.