Una plaga de pulgas obliga a cerrar el colegio y la guardería de Benamargosa

Un cartel avisa a los padres de alumnos del cierre del centro./
Un cartel avisa a los padres de alumnos del cierre del centro.

Los dos centros permanecen precintados desde el pasado jueves para ser fumigados,dada la toxicidad de los productos utilizados

EUGENIO CABEZAS

El colegio público Miguel Fortes Fortes de Benamargosa mantiene sus puertas cerradas a cal y canto desde el pasado jueves como consecuencia de una plaga de pulgas, lo que mantiene sin clases desde entonces a unos 160 alumnos de Infantil, Primaria y Secundaria. La medida afecta también a la guardería municipal, al decidir el Ayuntamiento el cierre de la misma debido a su proximidad al centro escolar.

Desde el Ayuntamiento de la localidad, el alcalde, José Gallego (PP), apuntaba ayer como posible causa de la plaga la presencia de gatos vagabundos en el entorno, que entran en el recinto escolar para comerse los restos de los bocadillos de los alumnos.

El precinto del colegio se llevó a cabo el pasado jueves tras detectarse la presencia de estos parásitos, tanto en el patio como en las propias aulas, para proceder a la fumigación de todo el edificio con la idea de reabrirlo el lunes. Realizada esta labor por una empresa especializada, el colegio reabrió sus puertas el lunes, aunque la dirección tuvo que decidir el cierre inmediato al comprobar que las pulgas no sólo no habían desaparecido, sino que habían invadidos zonas en las que no estaban con anterioridad, para proceder nuevamente a su fumigación. La dirección justificó el precinto del colegio en la toxicidad de los productos usados en la fumigación. «Tengo un niño de seis años y no había acabado de dejarlo cuando me llamaron desde secretaria para que me lo llevara», señalaba ayer Susana, madre de uno de los menores escolarizados.

Para algunos padres y madres de alumnos, el problema es que el cierre se produce en un momento en el que los escolares se encuentran en plena evaluación final. «Los alumnos de Secundaria estaban de exámenes finales y han tenido que interrumpir su ritmo normal de clases a causa de la plaga», se quejaba una madre.

Empleados municipales y de la empresa especializada contratada por el Ayuntamiento para fumigar el colegio y la guardería, indicaron ayer que la plaga ha desaparecido tras dos días de fumigaciones consecutivas, por lo que ayer mismo se iniciaron las tareas de limpieza general de todo el recinto. «Nuestro objetivo es que esté en perfecto estado este viernes», dijo a SUR el alcalde.

Gallego manifestó además que el Ayuntamiento ha recurrido al servicio de recogida de animales vagabundos de la Mancomunidad de Municipios para proceder a la retirada de los gatos y perros callejeros y evitar que la situación se vuelva a repetir.