Doce cumbres por el autismo

Ramón Marcos, con su perro, acompañado del grupo de excursionistas, en la cumbre de La Maroma./
Ramón Marcos, con su perro, acompañado del grupo de excursionistas, en la cumbre de La Maroma.

Un guardia civil de Jaén con un niño que padece este trastorno asciende a La Maroma dentro de un reto personal para visibilizar el síndrome

EUGENIO CABEZAS

A Ramón Marcos, la vida le dio un giro de 180 grados cuando supo que su hijo, Javier, que ahora tiene tres años y medio, podría tener autismo. «Antes de los dos años nos lo derivaron a atención temprana, porque cuando lo llamábamos por su nombre no hacía caso, y apenas decía palabras», cuenta este guardia civil de 31 años, natural de Jaén y destinado en Calzada de Calatrava, en Ciudad Real.

Lejos de derrumbarse, desde el año pasado se ha animado a llevar a cabo un desafío personal y deportivo, que ha titulado Doce cumbres por el autismo, con el objetivo de visibilizar socialmente este trastorno del desarrollo que afecta a alrededor del 1% de la población infantil y del que se desconocen las causas. El objetivo que se ha marcado es ascender a pie las doce cumbres más altas de Andalucía. Empezó el pasado 19 de abril con el pico Almadén, en Jaén, de 2.036 metros sobre el nivel del mar, y ya lleva cubiertas ocho de las etapas.

El pasado domingo completó la octava en La Maroma, de 2.066 metros, el techo de la provincia de Málaga, acompañado por su hermano Javier, cuatro integrantes del Club Trail Running de Málaga y de su perro Currito. En la cima, Ramón Marcos depositó, como ya hizo en las siete etapas anteriores, una caja de cartón con un mensaje relacionado con los trastornos del espectro autista.

En esta ocasión fue: Tiene frecuentes rabietas o se resiste a cambios ambientales. «Quiero que todo el mundo conozca cualquier síntoma en la vida precoz de un niño, ya que es importantísima una detección rápida para así dar comienzo a un tratamiento con el que va a ser enseñado a saber convivir con ello durante toda su vida, ya que el autismo es un trastorno que hasta la fecha no tiene cura», explica el guardia civil.

Otro de los objetivos que se ha marcado Marcos es que todo el mundo comprenda a una persona con estas características, y con ello llevar una vida más agradable, dejando de lado una posible discriminación, «ya que estas personas tienen tantos sentimientos como cualquiera», dice.

El próximo domingo subirá al Pico Mágina, en Jaén, de 2.164 metros; el día 22 de junio al Calar Alto (2.167 metros), en Almería; el 29 al pico del Veleta (3.395 metros), en Granada; y finalizará el día 6 de julio en Jabalcuz (1.614 metros), en la Sierra de Jaén.