Maniatan a una mujer, amordazan a sus hijos y golpean al marido con un tronco de madera

Dos encapuchados irrumpieron en la vivienda y, tras inmovilizar a la dueña, le dieron descargas eléctricas para que les abriera la caja fuerte

AGUSTÍN PELÁEZ

La policía investiga un violento asalto a una familia en Vélez-Málaga. Dos encapuchados irrumpieron en el domicilio, maniataron a la mujer, amordazaron a sus hijos y golpearon al marido con un tronco de madera en la cabeza. El hombre, de 38 años, resultó herido grave al sufrir varias fracturas en el rostro.

Todo comenzó a las diez y media de la noche del martes en una casa de campo situada en el núcleo poblacional de Almayate. Según relataron familiares de las víctimas, dos hombres vestidos de negro que ocultaban sus rostros con pasamontañas entraron en la vivienda armados con pistolas. En esos momentos, en el domicilio sólo se encontraban la propietaria y tres de sus hijos, todos menores de 12 años.

Los asaltantes golpearon a la mujer y la tiraron al suelo, siempre según la versión facilitada por la familia. Acto seguido, maniataron tanto a los niños como a la madre, a la que preguntaron insistentemente dónde estaba la caja fuerte. Además de apuntarle con la pistola a la cabeza, llegaron incluso a torturarla mediante descargas eléctricas en el pecho.

Al ver la escena, los críos comenzaron a gritar y a pedirles que no maltrataran a su madre. Fue entonces cuando los encapuchados amordazaron a los niños y a la mujer con cinta adhesiva, y encerraron a los pequeños en una habitación contigua para que no siguieran chillando, según explicó un abuelo de los menores.

Los tuvieron retenidos durante casi una hora. Pasadas las once de la noche, llegó al domicilio el marido acompañado de uno de sus hijos, que tiene seis años. El hombre, que es taxista y tiene también una empresa de transporte, estaba fuera porque había ido a comprar un caballo. Al ver toda la casa cerrada y a oscuras, pensó que su mujer y los niños pretendían gastarles una broma.

Cuando accedió al porche le estaban esperando los dos asaltantes armados con las pistolas, un cuchillo de cocina y un tronco de madera. Comenzaron a darle golpes con la intención de maniatarlo a él también, según relató su padre en la puerta del Hospital Comarcal de la Axarquía, donde ayer seguía ingresado.

En esos momentos, la mujer, que permanecía dentro de la vivienda, logró liberarse de las ataduras y cerró por dentro para proteger a sus hijos y evitar que los hombres volvieran a entrar, al tiempo que gritaba que iba a llamar a la policía.

A pesar de los golpes que había recibido en la cabeza, el hombre pudo defenderse y consiguió que los asaltantes se dieran a la fuga. Tras telefonear a los servicios de emergencias, la mujer decidió trasladar ella misma a su marido al hospital, ya que no paraba de sangrar. Los niños también estaban muy afectados, puesto que vieron cómo agredían a sus padres.

La comisaría de Vélez-Málaga se ha hecho cargo de la investigación, en la que se mantienen abiertas todas las hipótesis sobre el móvil del suceso. No es el primer caso similar que sufre la familia. Hace dos años, un hermano del hombre herido denunció un asalto parecido en su vivienda, aunque no llegó a estos extremos.