Vox vota en contra de una iniciativa en defensa de la tauromaquia por no tener rango de ley

Vox vota en contra de una iniciativa en defensa de la tauromaquia por no tener rango de ley

La formación de Abascal rechaza sumarse a una proposición no de ley avalada por PSOE, PP y Cs

ADRIÁN GONZÁLEZSevilla

Los diputados de Vox están convencidos de que Andalucía debe proteger e incentivar la tauromaquia con una norma que tenga rango de ley y no piensan bajar el listón de sus reivindicaciones. Ese empeño es el que ha motivado que este jueves el partido de Santiago Abascal haya votado en el Parlamento autonómico en contra de una iniciativa en la que la Cámara reclama, precisamente, la defensa, preservación y reconocimiento de la fiesta.

Para justificar ese posicionamiento, que paradójicamente ha hecho coincidir su negativa con la de Adelante Andalucía, el portavoz de Vox ha alegado que no podían respaldar una porposición no de ley al augurarle un recorrido nulo. Como ha insistido una y otra vez el diputado Benito Morillo, el acuerdo aprobado con el respaldo de PP, PSOE y Ciudadanos es un «mero papel mojado» y «una tomadura de pelo». «Es una maniobra para entretener. Póngase a legislar en serio», ha recomendado a los partidos que sustentan al Gobierno regional.

En el texto de la iniciativa se alababa el valor estratégico de la tauromaquia y su contribución a la creación y mantenimiento de empleo, así como su condición de factor clave para combatir la despoblación en el medio rural. Además, al sector se le reconoce su aportación al crecimiento económico, a la conservación del medio ambiente y al mantenimiento de la raza del toro de lidia. Los tres partidos que han coincidido en el sí a la proposición realizan además una encendida defensa de esa actividad como manifestación artística y piden respeto a la libertad de elección de los aficionados.

Nada de eso ha calmado las aspiraciones de Vox. Ni siquiera que la Cámara inste al Ejecutivo que lidera Juanma Moreno a promover una Ley de Defensa y Promoción de la Tauromaquia y Plan Estratégico que recoja las reclamaciones del sector. Los de Abascal no aceptan propuestas ni peticiones, piden que PP y Cs pongan todo ello negro sobre blanco en forma de ley y lo envíen al BOJA.

Los representantes de estos dos partidos se han declarado «sorprendidos» ante el sentido del voto de Vox. En nombre de los populares, Toni Martín ha concluido que en el fondo lo que molesta a esta formación es que la iniciativa no parta de ellos, mientras que desde Cs su diputada Teresa Pardo ha censurado la «arrogancia» de un partido «que pretende dar lecciones de tauromaquia cuando luego vota en contra de una iniciativa que persigue su defensa».

Rechazo al recorte de subvenciones

Tampoco ha tenido mucha más suerte Vox en la defensa de una proposición no de ley propia con la que pretendía instar a la reducción de hasta un 50% en las subvenciones públicas que reciben los partidos políticos en Andalucía. La iniciativa ha sido rechazada en el seno de la Comisión de Presidencia, Administración Pública e Interior al aglutinar el voto en contra de las otras cuatro formaciones (PP, PSOE, Adelante Andalucía y Cs).

Poco eco tuvieron las peticiones de la diputada Luz Belinda Rodríguez, convencida de que los fondos públicos que reciben los partidos y que contempla la Ley Electoral de Andalucía deberían recortarse a la mitad y compensarse con aportaciones privadas. Eso, a su entender, evitaría la tentación de que el «dinero sucio» entrase por la puerta de atrás de las formaciones. Un argumento que sólo convenció a su propio grupo.