«No me entraba en la cabeza que pudiera haber perdido a mi bebé por la listeriosis»

Teresa se había puesto en manos del mejor equipo médico / ATLAS ESPAÑA

Teresa llevaba un embarazo perfectamente controlado hasta que la carne mechada infectada se cruzó en su camino

ATLAS ESPAÑA

Las lágrimas brotan de los ojos de una madre que ha perdido a su bebé por culpa de la listeriosis. Tras varios episodios trágicos de abortos, Teresa se había puesto en manos del mejor equipo médico. Su embarazo estaba perfectamente controlado hasta que la carne mechada con listeria se cruzó en su camino.

Algo más de suerte tuvo un segunda familia sevillana. A las 33 semanas de embarazo le tuvieron que provocar un parto prematuro. Toda la familia había contraído la listeriosis al ingerir unos montados de carne mechada en un bar, justo antes de comenzar sus vacaciones en Arriondas. De vuelta a Sevilla la madre ingresó en el hospital para dar a luz. Su bebé se salvó de milagro.

Temas

Sevilla