Teresa Rodríguez asegura que el empresario que simuló besarla le arrinconó y le amordazó la boca

Teresa Rodríguez, durante la vista oral. / E. P.

El acusado niega contacto físico. Comienza la vista oral por los hechos ocurridos en diciembre de 2016

JOSÉ LUIS PIEDRA

La coordinadora general de Adelante Andalucía y líder de Podemos en la comunidad declaró hoy en el juicio celebrado hoy en Sevilla contra el empresario, Manuel Muñoz Medina, acusado de simular besarla, que la «arrinconó y le amordazó la boca con la mano» según relató la parlamentaria de la formación morada.

Los hechos enjuiciados por en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla por los hechos ocurridos el 20 de diciembre de 2016 en la sede de la Cámara de Comercio de la capital andaluza, cuando se dirigió a la coordinadora general de Podemos Andalucía y simuló darle un beso en la boca.

Teresa Rodríguez dijo que tras abordarla repentinamente justo cuando salía del despacho del presidente de la Cámara, quien la invitó a conocer el recinto, el empresario acusado puso una mano en su nuca mientras que con la otra «la amordazó la boca» y simuló el beso.

La dirigente andlauza de Podemos explicó que su falta de reacción se debió al estar en un ambiente en el que no conocía ni el lugar ni las personas que se encontraban allí, por tanto, explicó que estaba en una atmósfera institucional en la que no pudo «reaccionar como le hubiera gustado y se quedó bloqueada».

Por su parte, el empresario acusado y antiguo vocal de la Cámara de Comercio de Sevilla ha rechazado rotundamente este acusación y negó que arrinconara a la parlamentaria y además aseguró que no mantuvo ningún contacto físico con ella.

El empresario señaló que ese día acudió a la sede de la Cámara de Comercio con motivo de la celebración de un pleno de la entidad y la celebración de una copa para celebrar las fiestas navideñas por lo que desconocía que en la planta baja del edificio se celebrase un acto a la que acudió como invitada, entre otras autoridades, Teresa Rodríguez, en su condición de miembro del Parlamento de Andalucía por la formación Podemos Andalucía de la que, entonces, era portavoz.

Manuel Muñoz aseguró que tras haberles presentado el presidente de la Cámara «la saludó con un beso en su propia mano puesto cerca de su boca desde una distancia y sin que mediara contacto porque es una forma de saludar que suele hacer«, además de añadir que «la parlamentaria no reaccionó y que se marchó de allí con normalidad sin que realizara gesto alguno de desaprobación».