Susana Díaz minimiza que Cs abra la puerta a gobernar con el PP y lo califica de «batiburrillo»

Susana Díaz y Juan Marín en el patio del Parlamento andaluz el pasado año /EFE
Susana Díaz y Juan Marín en el patio del Parlamento andaluz el pasado año / EFE

«¿Qué está dispuesto a pactar (Cs) con el PP? Pues me parece bien, pero el Partido Popular no sostiene al PSOE», responde Loles López

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, minimizó ayer las declaraciones del portavoz de Cs, Juan Marín, en las que por primera vez manifiesta de forma clara que su partido estaría dispuesto a gobernar con el PP en Andalucía si ambos suman mayoría para ello. Es decir, que podría no pactar con el PSOE si también con este sumara la mayoría absoluta necesaria, 55 de 109 diputados. «Algunos están en los batiburrillos y este es un batiburrillo más», manifestó Díaz en Sevilla.

«Si Ciudadanos y el PP podemos sumar aritméticamente para formar gobierno en la Junta y coincidimos en el proyecto, podremos formar gobierno». Esta fue la afirmación que el portavoz de Ciudadanos (Cs) en el Parlamento andaluz, Juan Marín, manifestó mirando a la cámara durante el programa La Alameda de este pasado jueves de 101tv y SUR.

Las declaraciones tuvieron eco en la capital de la política andaluza, ya que Cs, con 8 diputados en la Cámara autonómica, es el sostén de las políticas del Gobierno socialista de la Junta, que gobierna con minoría parlamentaria. Cs siempre se ha resistido a mostrarse tan claro sobre el futuro tras las elecciones autonómicas. Siempre ha preferido guardar y nadar la ropa. Incluso lo ha hecho ante los insistentes requiebros del líder del PP, Juanma Moreno, para convencer al partido naranja de que juntos podrían llevar a cabo la alternancia política que nunca se ha producido en Andalucía. Marín se ha dejado querer, pero manteniendo el respaldo a Díaz en el Parlamento.

La frase de Marín el jueves responde a una estrategia de distanciamiento del PSOE ya iniciada desde enero ante las elecciones autonómicas, que sean en otoño o en marzo están a la vuelta de la esquina. Así lo ve el PSOE, que recuerda, como dijo Díaz, que con Cs tiene un acuerdo de investidura, pero no de gobierno. La presidenta resta importancia a las palabras de Marín y lo atribuye al ruido preelectoral.

Por ello Díaz respondió con la cantinela de siempre cuando se le pregunta por algo relacionado con las elecciones autonómicas o los pactos que puedan producirse después. Hace como que no va con ella, centrada en Andalucía, y que todo queda lejos todavía. «Es el día a día aquí de algunos partidos, cuando no es Podemos con IU, pues es el PP con Ciudadanos», manifestó. «Los veo un poquito nerviosos, demasiado entretenidos en con quién suman, con quien descuentan y cuánto le dan y cuánto restan. Allá ellos con sus batiburrillos», añadió la presidenta. Pese a ello, Díaz también evidenció que está en tono electoral al insistir en que la única garantía de estabilidad que está permitiendo avanzar y crecer a Andalucía «es una amplia mayoría del PSOE andaluz el día que vayamos a elecciones». Una fecha que sigue sin desvelar y sobre la que despista al augurar que habrá un buen verano y otoño en datos económicos y creación de empleo.

El PP, por su lado, reclamó a Cs que demuestre con obras lo que dice con palabras. La secretaria general del PP-A, Loles López Gabarro, fue la encargada de responder: ¿Qué está dispuesto a pactar con el Partido Popular?. Pues me parece bien, pero el Partido Popular no sostiene al PSOE, es la alternancia, la única alternancia nueva y buena para Andalucía», apostilló. Es más, López recriminó a Cs su respaldo al PSOE como instándole a romper amarras: «¿Está mejor la sanidad? No, lo estamos viendo. ¿Están mejor los autónomos? No, lo estamos viendo. ¿Está mejor la educación? No. ¿Pagamos menos impuestos? No. Pues de todo eso es cómplice Ciudadanos», remarcó López Gabarro.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos