Susana Díaz confía en un gesto de Pedro Sánchez con Andalucía en su cita en Moncloa

Pedro Sánchez y Susana Díaz, al inicio de la reunión. /EFE
Pedro Sánchez y Susana Díaz, al inicio de la reunión. / EFE

El presidente del Gobierno recibe a esta hora a la andaluza en la ronda de entrevistas con los mandatarios territoriales

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe hoy a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en La Moncloa dentro de la ronda de entrevistas que mantiene con los mandatarios territoriales siguiendo el orden de la aprobación de los estatutos de autonomía. Se trata de la primera entrevista de Sánchez con un presidente autonómico de su partido, el PSOE, tras haber recibido a los de Cataluña, País Vasco y Galicia. Susana Díaz insistirá en la financiación autonómica, pero sobre todo espera un gesto de Sanchez hacia Andalucía en materia de empleo, asunto que la presidenta llevará en su cartera así como las inversiones estatales pendientes o en proceso de ejecución en la comunidad.

Se trata del primer encuentro institucional entre Pedro Sánchez y Susana Díaz tras llegar el primero a La Moncloa al prosperar la moción de censura sorpresa del pasado mayo a Mariano Rajoy. Todas las miradas estarán pendientes del clima de entendimiento entre ambos, dada la dura rivalidad que vivieron hace un año en la disputa por el poder en el PSOE. En este partido se admite que la relación personal entre ambos es todavía difícil, pero también que los dos son conscientes de las instituciones a las que representan y del futuro del partido.

Tras la moción de censura han hablado varias veces por teléfono, según fuentes de la Junta. Los dos se han visto antes de ser presidente Sánchez en reuniones fugaces propiciadas por el PSOE para romper el hielo y que el entonces secretario general del partido pudiera llegar a la militancia andaluza. La última vez fue en la Feria de Sevilla el pasado abril.

Dos días después de aquel encuentro, Díaz fue recibida en La Moncloa por el expresidente Mariano Rajoy. A este expuso los mismos asuntos que hoy llevará a Sánchez, que ayer recordó el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios. Sobre la financiación autonómica, Jiménez Barrios reiteró que Díaz presentará a Sánchez el acuerdo «casi unánime» del Parlamento para una financiación de 4.000 millones de euros anuales más para Andalucía. Es el mismo acuerdo que Sánchez presentó a Rajoy y que suponía entonces el principal reclamo de Susana Díaz en su discurso político cara a las elecciones andaluzas.

El Gobierno de Rajoy nunca dijo un sí a las peticiones andaluzas, pero fue enredando con comisiones técnicas de expertos y excusas basadas en la situación de Cataluña. Mantuvo hasta que fue desalojado de La Moncloa que este año se seguiría trabajando en la nueva financiación, aunque Cristóbal Montoro no llegó nunca a enseñar un papel sobre ello. Para Díaz y su gobierno fue un jarro de agua fría que en su primer discurso Pedro Sánchez ya adelantara que esta legislatura sería imposible aprobar un nuevo modelo de financiación dada la coyuntura política.

La advertencia dejó sin discurso político a Díaz, que lleva varios años abanderando un nuevo sistema para garantizar servicios como la sanidad pública, muy criticada su gestión por los recortes de la crisis y la falta de personal. La ministra de Hacienda, su antigua consejera de lo mismo, María Jesús Montero, le ha echado un cable llevando el pasado jueves al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) la creación de un grupo político para ir trabajando en el nuevo modelo de financiación, aunque no se apruebe este año. Jiménez Barrios saluda esta iniciativa como positiva.

Díaz también insistirá, como con Rajoy, en el corredor Algeciras-Bobadilla, el AVE a Granada y obras hidráulicas, especialmente en Almería y norte de Málaga, infraestructuras con dotación escasa en el actual Presupuesto. Lo más que puede conseguir de estas inversiones es una mayor agilidad en el tiempo, pero no más por ahora.

Empleo, lo que más preocupa

El Gobierno andaluz sí espera que la entrevista «se traduzca en medidas que beneficien a nuestra tierra», según Jiménez Barrios. Este dio una pista del gesto que espera Susana Díaz de Sánchez: El empleo es «lo que más preocupa a los andaluces y al Gobierno» de la Junta, «y lo que más necesita Andalucía». La comunidad con más paro ha reclamado al Gobierno central numerosas veces un plan de empleo especial para esta comunidad. Un logro así, o algo parecido, facilitaría a Díaz recomponer su discurso político cara a unas elecciones que sopesa convocar en otoño. Unas elecciones que también serían el primer termómetro de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Gobierno y Junta han trabajado esta entrevista con sumo cuidado. Jiménez Barrios ha negociado con varios ministros los asuntos para que de la entrevista salga una «respuesta positiva» a Susana Díaz. «Va a ser una buena reunión, los dos queremos que así sea y así venimos trabajando para que no sea una foto como Rajoy y que haya medidas en beneficio de los andaluces», manifestó Susana Díaz este pasado viernes en Canal Sur.

La oposición exige que Díaz no ceda en la financiación

La oposición se muestra escéptica con la entrevista hoy de Pedro Sánchez y Susana Díaz. PP y Cs incluso consideran que será solo una foto más del álbum de la presidenta y no habrá una respuesta positiva. Tanto PP como IU exigen que Díaz no ceda en la reclamación de un nuevo sistema de financiación.

«No puede ser de nuevo una foto de otra oportunidad perdida para Andalucía», dijo eEl vicesecretario de Organización, Formación y Electoral del PP-A, Toni Martín, quien instó a Susana Díaz a que exija al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, un nuevo sistema de financiación autonómica en la reunión.

Martín pide a Díaz que reclame 4.000 millones adicionales para una región que se encuentra «infrafinanciada» y critica el «maltrato» a Andalucía por parte de Sánchez, quien «no ha dado ni un euro» para la región, mientras que «aprueba un permiso para que la Comunidad pueda ir a los bancos a endeudarse», informa Efe.

El presidente y portavoz del grupo de Ciudadanos (Cs) en el Parlamento andaluz, Juan Marín, no cree que la reunión traiga «buenas noticias para los andaluces» ni «nada nuevo». «Más allá de un encuentro protocolario que es razonable y normal en el ámbito de las relaciones institucionales». Marín sugiere que podría hablarse de «esa quita de la deuda que hemos defendido que fuera una reestructuración, pero no una quita».

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maíllo, reclama a la presidenta que «no suavice su discurso» con la entrada de Sánchez en el Gobierno, «como ya está haciendo con el modelo de financiación», según un comunicado de la organización.

Por su lado, la portavoz adjunta del grupo parlamentario Podemos Andalucía, Carmen Lizárraga, pidió ayer al PSOE que inicie una ronda de negociaciones con su partido para negociar los presupuestos de 2019, con el fin de que sean unas cuentas más sociales y se abandone «a la derecha como socio» en estas cuentas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos