Sólo un 2,3% de los escolares andaluces no estarán el próximo curso en los centros elegidos por sus padres

Niños acuden al colegio en su primer día de clase, en una imagen de archivo. /Francis Silva
Niños acuden al colegio en su primer día de clase, en una imagen de archivo. / Francis Silva

La Junta trabaja en mejorar la norma para garantizar la libre elección de centro escolar que se cumplirá para 70.856 alumnos, el 93,4% del total que vio así atendida la selección prioritaria de sus familias

JOSÉ LUIS PIEDRA

Los datos de escolarización para el próximo curso 2019-2020 del nuevo alumnado que ingresará en la educación andaluza ponen de relieve que la inmensa mayoría de las familias, un 93,4%, tendrá a sus hijos en el colegio elegido, aunque aún queda una parte de padres y madres que tendrán que esperar a la próxima iniciativa que ha tomado la Consejería de Educación y Deporte que dirige el malagueño, Javier Imbroda, para mejorar los mecanismos de selección y acceso con el objetivo de garantizar la libre elección de centro.

Los detalles de los datos de escolarización del alumnado, que ingresará el próximo curso en Educación Infantil para los niños y niñas de 3 años que se incorporan por primera vez al sistema educativo andaluz, reflejan que 1.809 escolares no estarán en ninguno de los centros que seleccionaron sus familiares en la solicitud, lo que supone tan solo un 2,3% del total de las 75.865 peticiones presentadas. A ello se suman las 3.203 familias, un 4,2%, cuyos hijos no estarán tampoco en los colegios que eligieron como primera opción y a los que se le ha asignado otro de los centros alternativos que había marcado en sus solicitudes como opciones secundarias. Así, son más de 5.000 escolares los que no estarán en el colegio más preferido por sus padres y madres, lo que supone tan solo el 6,5% del total.

Con todo, las cifras de las familias que tendrán a sus hijos en el centro prioritario que eligieron son muy altas, con 70.856 alumnos que cursarán sus estudios en el primer colegio preferido. El total de plazas ofertadas por la Consejería de Educación y Deporte para el próximo curso escolar alcanza las 92.154, por encima del volumen de solicitudes por lo que más 16.000 no quedarán cubiertas.

Por provincias, Sevilla es la que registra el mayor número de familias que no tendrá a sus hijos en el primer colegio elegido con 825 niños, lo que supone un 4,5%, seguida de Málaga con 652, aunque supera en porcentaje a la capital andaluza con un 4,6%. Cádiz también está por delante de Málaga y Sevilla en porcentaje, con un 4,7% y 539 alumnos que no estarán en el colegio de primera opción. Le siguen Almería, con 325 alumnos (4,4%), Granada, con 349 (4,4%) y Córdoba, con 269 (4%). Las provincias con menos alumnado fuera de la primera opción de colegio elegida son Jaén, con 136 escolares y Huelva con 108, ambas con un porcentajes del 2,5%.

La asignación de plaza escolar al alumnado es uno de los procedimientos anuales más relevantes desarrollados por el departamento que gestiona desde hace cuatro meses Javier Imbroda, que ha marcado como compromiso prioritario del nuevo Gobierno andaluz mejorar en la atención a las demandas de las familias y avanzar en su derecho a la libre elección de centro. Ése es el objetivo de la iniciativa que ha tomado la Consejería para modificar el texto vigente del decreto de 2011 que regula la admisión del alumnado en los centros docentes públicos y concertados para cursar las enseñanzas de 2º Ciclo de Infantil, Primaria, Educación Especial, Secundaria Obligatoria y Bachillerato.

De hecho, el equipo de Imbroda ya ha iniciado los trámites de esta mejora de la norma y la previsión es que el nuevo Decreto pueda entrar en funcionamiento para el curso 2020/21, aunque de momento todavía no se dispone de borrador de los cambios que se pretenden impulsar. No obstante, la nueva regulación pretende facilitar esa libre elección del centro escolar, pero siempre acorde con las características y el proyecto educativo del mismo y adaptado a sus necesidades y preferencias.

Por tanto se avanzará en esta reforma legislativa teniendo siempre en cuenta las necesidades y prioridades de las familias y también la protección de los dos modelos educativos sostenidos con fondos públicos, tanto la educación pública como la concertada. Entre las cuestiones que se van a abordar con el nuevo decreto es la reformulación de los criterios de admisión para conseguir la reagrupación de hermanos en un mismo centro, así como la inclusión de nuevos tramos en el baremo de la renta para ganar en progresividad y mantener las listas de espera hasta el inicio del régimen ordinario de cada curso escolar, en septiembre, con sus correspondientes mecanismos de control.

Respecto a las áreas de influencia, el consejero Javier Imbroda sostiene que hay que abogar por una mayor flexibilidad y mejora en su diseño y demarcación ya que en actualidad su división es muy cerrada, lo que provoca numerosas reclamaciones que se presentan cada año en las delegaciones provinciales de su departamento o en los servicios centrales por parte de familias que, teniendo un colegio cerca de su casa, tienen que ir a otro más lejano por la rígida división geográfica vigente en estos momentos. Para ello se va estudiar cómo mejorar la distribución territorial de estas áreas de escolarización, que no significará la libertad de elección absoluta ni implantar tampoco el distrito único.

Javier Imbroda, que recientemente compareció en el Parlamento andaluz para informar sobre el proceso de escolarización y las pretensiones de su departamento para impulsar las mejoras normativas que garanticen la libre elección de centro, abogó por el diálogo y la máxima interlocución con la comunidad educativa para abordar esta iniciativa para elaborar un borrador que sea fruto del debate y alcance el mayor consenso posible. El objetivo es recibir propuestas y sugerencias de todas las partes interesadas, docentes, asociaciones de padres y madres, sindicatos y el resto de integrantes del tejido educativo para conseguir entre todos una norma que mejore realmente la escolarización en Andalucía y dé respuestas eficaces a los problemas y demandas que se plantean a la Consejería.

Esta apuesta por el diálogo y el acuerdo va a llevar a la Junta a abrir ese proceso de debate y consulta pública pronto, por lo que se prevén celebrar próximamente reuniones con los agentes sociales a través de la mesa sectorial de Educación de la pública y la concertada, así como emprender contactos con las distintas Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado (AMPAS).