La socialista Bustinduy presidirá la comisión sobre la Faffe en el Parlamento

Marisa Bustinduy. :: sur/
Marisa Bustinduy. :: sur

La oposición, incapaz de ponerse de acuerdo para dirigir la investigación del dinero usado por un excargo socialista en un club de alterne

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La diputada socialista Marisa Bustinduy presidirá la comisión de investigación constituida ayer tarde en el Parlamento andaluz para investigar el uso de los fondos públicos de la extinta Fundación Andaluza de Formación y Empleo (Faffe), entre ellos el dinero que supuestamente se gastó en un club de alterne en Sevilla un excargo socialista.

La comisión, que también investigará las encomiendas de gestión y las subvenciones concedidas a la Faffe, se ha constituido a instancias del PP, partido al que se sumaron Podemos, Cs e IU casi desde el minuto uno con gran presión para su puesta en marcha. El PSOE, que se oponía a su constitución, acabó por apoyarla. Los grupos de la oposición, sin embargo, no han sido capaces de ponerse de acuerdo para la elección de un presidente de consenso que dirija los trabajos, que incluye el calendario y las comparecencias. El poco interés se debe en parte a que la comisión nace con visos de morir en breve, ya que si se confirma el adelanto de las elecciones andaluzas para finales de otoño, la disolución de la Cámara debe hacerse entre la primera y segunda semana de octubre. Entonces la comisión decaerá y habría que empezar de nuevo en la siguiente legislatura.

En la reunión de ayer tarde, que duró menos de diez minutos, PP, Podemos y PSOE, los grupos mayoritarios, votaron cada uno a su candidato, Jaime Raynaud, Carmen Lizárraga y Marisa Bustinduy, repectivamente. IU votó a la candidata de Podemos y Cs se abstuvo en todos los casos.

La ausencia de consenso de la oposición ha propiciado un resultado surrealista al salir elegida la candidata del partido con más escaños en el Parlamento, la diputada malagueña Marisa Bustinduy, para dirigir los trabajos de investigación sobre la gestión supuestamente irregular de su propio partido en la Junta. Lo habitual es que los partidos negocien para que sea presidente un representante de la formación que registra la propuesta. Hasta este jueves, el PP estaba convencido de que Podemos votaría a su candidato, Jaime Raynaud, pero el partido morado ayer optó por presentar a su propia aspirante a presidir la comisión, la diputada granadina Carmen Lizárraga.

Carmen Crespo reprochó a los demás partidos de la oposición que no apoyaran a su candidato: «Con la actitud de Podemos-IU y Cs se ha puesto el zorro a guardar las gallinas», manifestó. Crespo asegura que su formación se puso en contacto con Podemos y que este partido en 24 horas ha cambiado de opinión. Fuentes de Podemos niegan conversaciones, aunque es cierto que la portavoz adjunta, Esperanza Gómez, dijo hace varios días que lo normal es que presidiera la comisión el partido que la propone. Crespo también critica al PSOE. «Se le debería caer la cara de vergüenza de votarse a sí mismo», dijo la portavoz del PP.

En los mismos términos se pronunció el diputado de Podemos Jesús Romero al criticar que haya salido elegida la diputada del PSOE: «Es como poner el lobo a guardar las ovejas». Una vez que Cs se ha abstenido, solo con los votos de Podemos y PP a un mismo candidato se podría haber impedido la elección de Bustinduy. El PSOE ha defendido su derecho a proponer a su candidata.

La diputada malagueña se ha comprometido a reunir «lo antes posible» al grupo de diputados de la comisión para establecer un calendario de trabajo. Dijo que la primera reunión se celebrará la semana que viene. Subrayó sentirse «llena de responsabilidad» por la encomienda del Parlamento y prometió trabajar «desde la ecuanimidad y el rigor». Marisa Bustinduy ya representó al PSOE en la comisión de investigación sobre supuesto fraude en los cursos de formación para desempleados, llevada a cabo esta legislatura. «Nadie va a encontrar en esta Cámara a una persona más ecuánime, honesta y recta que Marisa Bustinduy», dijo el diputado socialista José de la Torre.

Marta Bosquet, de Ciudadanos, justificó la abstención en que ni PP ni PSOE «están legitimados» ni en Andalucía ni en España para presidir una comisión de investigación de supuesta corrupción política. Respecto a Podemos tampoco le merece confianza porque en la última comisión, la de los cursos de formación, sus representantes «se fueron a la feria» cuando debían estar trabajando. «Lamentamos que haya salido la diputada del PSOE». Bosquet explicó que no ha presentado a su candidato, el diputado granadino José Antonio Funes, ante la evidencia de que no tenía respaldo.

El diputado de IU José Antonio Castro fue el más lacónico y gráfico: «Esta comisión va a durar poco». Prueba de la poca confianza de los partidos en que prospere es que varios de sus miembros no continuarán en la siguiente legislatura, incluido el propio Castro, pero tampoco Funes (Cs) ni Jesús Romero (Podemos).

Tarjetas opacas

El PP registró la petición de la comisión de investigación tras salir a la luz el escándalo del dinero que el exdirectivo de la Faffe Fernando Villén se gastó en un prostíbulo de Sevilla con una tarjeta de la Junta, en torno a 15.000 euros en una noche en 2010. El exdirectivo, que realizó el pago la misma noche que su jefe político, el exconsejero Antonio Fernández, procesado en el 'caso ERE', era destituido por el expresidente José Antonio Griñán, devolvió luego el dinero en efectivo al club. Una investigación interna de la Consejería de Empleo ha dado también con otro gasto irregular de 23.000 euros en otra tarjeta también adscrita a Villén en la Faffe. Ahora la oposición quiere saber si Villén estuvo solo en aquella juerga en el club de alterne y si hubo más pagos de este tipo con las tarjetas del dinero público. El excargo deberá declarar como investigado ante la jueza María Núñez Bolaños este próximo mes de octubre.

 

Fotos

Vídeos