Seis detenidos por introducir migrantes en Cádiz desde Marruecos y trasladarlos a Málaga y Almería

Imagen de archivo de una patera llegando a una playa de Cádiz./Atlas España
Imagen de archivo de una patera llegando a una playa de Cádiz. / Atlas España

La organización les cobraba entre 500 y 600 euros y los alojaba en domicilios o locales en condiciones pésimas e insalubres

EFE

Seis personas han sido detenidas por la Policía Nacional por introducir migrantes desde Marruecos en la costa de Cádiz y trasladarlos en un vehículo a Málaga y Almería, y a los que les cobraban entre 500 y 600 euros.

Entre los detenidos se encuentran los máximos responsables de la organización en España, tres de los cuales han ingresado en prisión, ha informado hoy en un comunicado la Policía, que ha añadido que la red organizaba desde nuestro país la salida de las embarcaciones con la ayuda de colaboradores en Marruecos, de donde procedían la mayoría de los migrantes.

La investigación se inició cuando fue localizada una patera en una playa gaditana, además de diversas prendas y utensilios abandonados, y con posterioridad fueron localizados tres hombres relacionados con la patera hallada, quienes además fueron recogidos en un vehículo por uno de los investigados.

Tras dichas observaciones se establecieron dispositivos de vigilancia y seguimiento con los que se constató la existencia de una organización criminal dedicada a introducir de manera clandestina a migrantes, normalmente de origen magrebí, a la costa española en embarcaciones de recreo tipo patera con la intención de trasladarles a otras zonas de las provincias de Almería y Málaga.

Una vez allí, eran alojados en domicilios o locales controlados por los investigados, según la Policía, cuya investigación determinó además que dos de los investigados realizaban actividades relacionadas con el tráfico de drogas a pequeña escala.

Cada uno de los miembros ocupaba un rol y estaban perfectamente organizados, de manera que los integrantes de la red se encargaban tanto de la recogida de los traficados en las costas españolas como del cobro de la tarifa por el traslado en vehículo, así como del alojamiento temporal en domicilios o locales de su propiedad.

Dicha organización tenía un fin eminentemente lucrativo y lograba grandes cantidades de dinero con esta actividad, en la que anteponía en todo momento el beneficio económico por encima de las seguridad de las personas, a las que alojaba en condiciones pésimas e insalubres.

Además de las seis detenciones, se han llevado a cabo tres registros en diferentes provincias andaluzas en los que se han intervenido varios teléfonos móviles, 4.700 euros en efectivo, diversa documentación y un vehículo.