Los sanchistas guardan silencio mientras Díaz defiende las listas en el comité director del PSOE

Susana Díaz, ayer tras su discurso en el comité director del PSOE andaluz. /Julio Muñoz. EFE
Susana Díaz, ayer tras su discurso en el comité director del PSOE andaluz. / Julio Muñoz. EFE

La líder de los socialistas andaluces califica de «ejemplar» un proceso por la sintonía de las bases con las direcciones provinciales

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Susana Díaz defendió ayer en el comité director del PSOE andaluz como «grandes candidaturas» las listas de su partido en las ocho provincias andaluzas para las elecciones generales sin ninguna crítica de los sanchistas presentes en el acto. El máximo órgano entre congresos de los socialistas andaluces no se pronunciaba sobre las listas propuestas por las direcciones provinciales, como sí lo hizo la ejecutiva regional para ratificarlas. El visto bueno es competencia del comité federal que se reunirá este domingo día 17. A este llegan cuatro de las ocho listas sin acuerdo entre la dirección regional y federal, entre ellas la de Sevilla, que encabeza la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la de Almería, con otro ministro, José Guirao, como número uno. El entorno de Susana Díaz asume que la dirección federal introducirá cambios. De ahí quizás el silencio de los sanchistas en el comité regional. Saben que la última palabra será de ellos en Madrid.

Aún así, Susana Díaz aparece como ganadora en el pulso mantenido en los últimos días en las asambleas locales y provinciales en las que los militantes han votado los nombres de los candidatos según las instrucciones del 39 congreso del PSOE que aupó en junio de 2017 a Pedro Sánchez de nuevo a la secretaría general del PSOE tras ganar las primarias a Susana Díaz. Las votaciones relegaron a puestos muy bajos a los ministros que Sánchez quería que encabezaran por las provincias andaluzas, además de los mencionados, también Fernando Grande-Marlaska por Cádiz y Luis Planas, por Córdoba.

La dirección regional tenía decidido no poner trabas a que los citados ministros encabezaran las listas, siguiendo la tradición en el PSOE. El proceso hasta llegar a ello es visto de diferente forma. Díaz no ocultó su satisfacción en el comité federal en el que calificó de «ejemplar» un proceso que reconoce que no ha sido «fácil». Para su entorno es un triunfo de la secretaria general la sintonía exhibida entre las bases y las direcciones provinciales -a las que considera afines-, por el hecho de que hayan apoyado con un porcentaje superior al 90% las candidaturas propuestas, tanto en las que hubo acuerdo de sanchistas con susanistas, como en las que no.

Los sanchistas sugieren que el que haya habido consenso en unas provincias y en otras no evidencian división en la federación andaluza. A esto se une el que cercanos a la secretaria general del PSOE-A discrepan en privado de cómo se ha dejado a la militancia humillar a los ministros, especialmente a María Jesús Montero, que apareció relegada al puesto once, cuando al final la dirección provincial la iba a colocar de número uno.

Este mal de fondo no afloró en un comité director en el que se votaba las candidaturas para las municipales de poblaciones inferiores a 50.000 habitantes. Todas salieron por unanimidad. Nadie pidió el turno de palabra tras Susana Díaz, que reconoció «fricciones» también en las candidaturas a las municipales.

Díaz reiteró que Andalucía es la comunidad que más va contribuir al triunfo electoral de Pedro Sánchez. La expresidenta quiere hacer creer que una victoria del PSOE en las generales más contundente que la suya del 2D que le costó la Junta no la va a debilitar frente a Sánchez porque su poder orgánico en Andalucía sigue intacto como refleja el la elección de las listas «por el partido de la militancia». Díaz defenderá el domingo en el comité federal el «proceso ejemplar» y ya avisa de que si Ferraz cambia algunos nombres, ella seguirá defendiendo las candidaturas con igual pasión y disciplina. En su fuero interno se siente ganadora del pulso y copartícipe de la victoria si esta llega.