La UCO revela que un anónimo intentó dar de baja por robo la tarjeta de la Faffe

La petición se realizó el día después de haber efectuado quince pagos por valor de 14.737 euros en el club de alterne Don Angelo de Sevilla

SUR SEVILLA.

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil señaló que, a través de una llamada telefónica, una persona, cuya identidad se desconoce aún, solicitó a la entidad bancaria dar de baja la tarjeta de Fernando Villén, ex director general de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), alegando «el robo de la misma», justo el día después de haber efectuado 15 pagos por un valor de 14.737 euros en el club de alterne Don Angelo de Sevilla.

Así lo recoge la UCO en un nuevo atestado, con fecha de 10 de octubre, que amplía el anterior entregado en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, cuya titular, María Núñez Bolaños, investiga la causa abierta sobre las presuntas irregularidades en los cursos de formación financiados por la Junta y dentro de la pieza separada de la extinta fundación. Cabe recordar que el inicial atestado de la UCO se apuntaba la existencia de hasta ocho tarjetas bancarias de la extinta fundación, con las que se habrían gastado un total de 31.969 euros en «doce juergas» en clubs de alterne de las provincias de Sevilla, Cádiz y Córdoba.

Concretamente, además de los 31.969 euros en clubs de alterne, otros 19.000 habrían sido gastos en peajes, unos 22.000 en restaurantes, 1.800 en hoteles y otros 4.300 en gastos sin justificar. De las ocho tarjetas mencionadas por la UCO, seis estaban en poder del que fuera director de la Faffe, Fernando Villén, y otras dos en manos de su hermano, Manuel Villén, quien las habría utilizado en gastos de peaje por un importe total de 8.109 euros.

En lo que a las seis tarjetas del exdirector respecta, con un gasto total de 72.489 euros, tres de ellas se utilizaron en clubs de alterne, en lo que la Guardia Civil apunta al «mayor importe financiado con las tarjetas asociadas a las cuentas de Faffe», un total de 31.969 euros. Tras conocerse este atestado, Fernando Villén declaró ante la juez instructora, vinculando estos pagos en los clubs de alterne, de unos 32.000 euros, dentro de la actividad «comercial» que desarrollaba para el organismo.

Villén, arrepentido

Villén, que se mostró «muy arrepentido», sólo tenía «una tarjeta» de representación de la empresa y reconocida, «nada de tarjetas black», y el ex director gerente devolvió todo el dinero gastado en los prostíbulos «en su momento, conforme se daba cuenta de que se había confundido de tarjeta» -con la personal-, según trasladó entonces su abogado, Pablo Ollero, a los medios.

Por su parte, abogados presentes en la declaración explicaron a los medios que Villén aseguró durante su declaración como investigado que devolvió todo el dinero en efectivo a la «caja central» de la Fundación, salvo el presunto pago de 14.737 euros en el club Don Angelo de Sevilla, vinculado a la tarjeta cuyo robo se denunció el día siguiente por teléfono, según el último atestado de la UCO.

En este punto, el fiscal anticorrupción preguntó a Villén si llamó al banco para decirle que le habían robado la tarjeta y que la anulara. «No», respondió entonces el ex director general, quien explicó que llamó para preguntar cómo podía hacer para que no saliera registrado en la cuenta ese último pago. Entonces, según precisó, le dijeron que tenía que ir al club de alterne y hacer el pago en efectivo y anular el anterior, según señalaron estos abogados presentes en la Sala.

Pues bien, en un nuevo atestado de la UCO y ampliación del anterior, los agentes encargados de la investigación analizan nueva información aportada por una entidad bancaria andaluza sobre una de las tarjetas de crédito, titularidad de Fernando Villén, que se analizaba en el anterior informe de la Guardia Civil, con la que entre los días 23 y 24 de marzo de 2010 se habría hecho varios pagos en un establecimiento donde ejercería la prostitución.

 

Fotos

Vídeos