El PP-A renueva a todos sus cabezas de lista a las elecciones generales salvo el de Granada

Juanma Moreno y los ocho cabezas de lista del PP para las generales en las provincias andaluzas . /Julio Muñoz. efe
Juanma Moreno y los ocho cabezas de lista del PP para las generales en las provincias andaluzas . / Julio Muñoz. efe

Moreno destaca la unidad del PP «para unas listas ganadoras» y para que la «primavera política» de Andalucía llegue al resto de España

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Juanma Moreno expresó ayer su satisfacción por las cabeceras de cartel de su partido en las ocho provincias para las elecciones generales, aunque la decisión sobre todas ellas se ha tomado por la dirección nacional de su partido. Moreno quiso evidenciar en la presentación en Sevilla de los número uno al Congreso que, a diferencia del PSOE, su buena relación con Pablo Casado no interfiere en que sea este quien haya tenido la última palabra en sus nombres. El presidente del PP-A y de la Junta presumió de unidad en su partido frente a las peleas en el PSOE «para unas listas ganadoras» que lleven «la primavera política» de Andalucía al resto de España con Pablo Casado.

El PP andaluz ha renovado a todos sus cabezas de lista para las elecciones generales del 28 de abril con la única excepción de Carlos Rojas. El diputado por Granada y exportavoz en el Parlamento andaluz vuelve a repetir como número uno por esta provincia. Moreno tuvo palabras de reconocimiento para Rojas lo mismo que para el resto de candidatos: Javier Aureliano García (Almería), María José García-Pelayo (Cádiz), Andrés Lorite (Córdoba), Juan José Cortés (Huelva), María Luisa del Moral (Jaén), Teresa Jiménez-Becerril (Sevilla) y Pablo Montesinos por Málaga.

Unas cabeceras en las que ha sorprendido los fichajes como el del periodista Pablo Montesinos, pero también otras caras nuevas en la política como Juan José Cortés por Huelva y María Luisa del Moral por Jaén. Los perfiles de ambos son muy dispares. Cortés, conocido por ser el padre de la niña Mariluz asesinada hace diez años, viene trabajando con el PP desde hace tiempo, pero ha sido en el último año cuando ha vuelto a ser foco de noticia por liderar junto a otros padres de víctimas la petición de que no se derogue la prisión permanente revisable. En el congreso del PP de julio se le vio junto a Pablo Casado cuando este entró triunfante en el plenario tras el recuento de votos que le daba la victoria frente a Soraya Sáenz de Santamaría. Cortés sustituye a la exministra Fátima Báñez, mano derecha de Santamaría en aquellas primarias, que hace poco anunció que deja la política.

El caso de María Luisa del Moral es otra historia. Doctora en Biología celular en la Universidad de Jaén, de la que era vicerrectora, es una reputada científica que da el salto a la política, actividad que conoce porque su marido fue concejal del Ayuntamiento jienense por el PP. Del Moral no ha sido la única sorpresa en Jaén. También lo ha sido su alcalde, Javier Márquez, quien encabezará la candidatura al Senado relegando al histórico Gabino Puche, expresidente del PP andaluz.

El resto de los candidatos cuentan con experiencia política aunque se estrenen como número uno. Es el caso de María José García Pelayo, exalcaldesa de Jerez y diputada desde 2016, que pertenece además al comité ejecutivo nacional del partido. Sustituye a Teófila Martínez, ahora al frente del puerto de Cádiz. La apuesta por la renovación con vista al futuro tiene en Andrés Lorite y Javier Aureliano García, portavoz del PP y presidente en las diputaciones de Córdoba y Almería, respectivamente, dos importantes bazas. Los dos son casadistas. El quebradero de cabeza de Sevilla lo resolvió Casado permutando los puestos de Juan Ignacio Zoido, que irá a las europeas, por la eurodiputada Teresa Jiménez-Becerril, hermana del concejal asesinado por ETA.

También ha supuesto un quebradero de cabeza para los presidentes provinciales y la dirección regional la composición del resto de las listas, que se confirmarán esta mañana. El encaje no ha sido fácil, reconocen fuentes del PP. Ha habido roces y empujones entre casadistas y sorayistas con unas expectativas inferiores a las de 2016, cuando el PP ganó las generales en Andalucía con 23 de los 61 diputados por esta comunidad. En el PP-A se es consciente de la dificultad de repetir el resultado tras la irrupción de Vox.

Más