Ramírez de Arellano considera que Andalucía está «mejor preparada» para afrontar una nueva crisis

El consejero, esta mañana en Málaga. /Francis Silva
El consejero, esta mañana en Málaga. / Francis Silva

EPMÁLAGA

El consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, ha considerado que la región está «mejor preparada» para resistir otra crisis económica porque se ha resistido la anterior «de una manera nueva», si bien ha señalado que «no avistamos en el corto plazo una crisis parecida a la que hemos tenido» a pesar de la desaceleración económica internacional.

«Yo desde luego tengo plena confianza en los actores económicos de Andalucía, sabiendo que estamos en una etapa donde cuando el Gobierno no ha podido ser el principal tractor han respondido de la manera correcta», ha subrayado este viernes en Málaga junto al presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), Javier González de Lara, momentos antes de mantener un encuentro empresarial.

En el mismo ambos se han referido a los «vientos de cola» que comienzan a desaparecer en la economía andaluza debido a los factores internacionales como el 'Brexit', el precio del petróleo o las políticas aislacionistas de Estados Unidos.

«Puede haber una ralentización, pero una ralentización, si ven ustedes los indicadores, en Andalucía, a pesar del anuncio sobre la cuestión no llega a los términos que se pensaba», ha destacado el consejero, que ha resaltado, además, que la región ha crecido un 0,6 por ciento en el último trimestre, cifra que duplica a la de la Unión Europea y triplica a la eurozona, con 21 trimestres consecutivos de crecimiento.

Por estos motivos, Ramírez de Arellano ha considerado «que la economía andaluza va a terminar el año repuntando algo más de lo que se plantea y evidentemente toca pensar ya en el año que viene». Asimismo, ha recordado que la última crisis tuvo «características muy peculiares«, ya que coincidieron en España »la crisis financiera global con el estallido de la burbuja inmobiliaria, que fue una doble vuelta de tuerca a la crisis«.

Durante este periodo Andalucía perdió unas 70.000 empresas, que desaparecieron «por razones financieras, no fue por una mala gestión económica, sino porque un día dejó de haber línea de crédito en los bancos, y esa situación que se corrigió por fin en el año 2014 con el cambio de política monetaria en los centros europeos permitió una expansión monetaria que corrigió esa situación», ha relatado.

Debido a esto ha señalado que «es importante conocer la naturaleza de la crisis». «En otras crisis económicas se ha salido impagando la deuda -cosa que en tiempos modernos no era posible-, en otros casos, devaluando la moneda, generando empleo público; todas esas cuestiones en esta etapa no ha sido posible abordarlas de esa forma», ha añadido.

En este sentido, el consejero ha detallado que «ha habido una evolución estructural, donde los protagonistas han sido justamente las empresas, que han sido capaces de adaptarse a las nuevas circunstancias«, si bien ha admitido que »queda recorrido, porque hay derechos laborales que se deben ir recuperando en un contexto de acuerdo«, como el que se ha mantenido este viernes en Málaga.

Por su parte, González de Lara ha aclarado que «al decir los vientos de cola es decir que estamos en otro contexto nada comparable a esa crisis económica tan intensa y severa que hemos vivido en casi una década, nada comparable, pero es verdad que, como el consejero indicaba, el ámbito internacional también influye».

«Estamos en un momento donde hay proteccionismo en países como Estados Unidos, la política arancelaria que era inexplicable hace un tiempo pues no ocurría y la UE está en debates permanentemente, si me permite la expresión, casi estériles. El 'Brexit' no sabemos qué efectos va a tener, si no los va a tener de manera inmediata«, ha apuntado.

El presidente de la CEA ha valorado que estos factores generan «inquietud», que «nos hacen tomar conciencia de nuestra responsabilidad, de ir unidos para diseñar una agenda de trabajo en los próximos años donde la certidumbre sea uno de los factores clave», como el documento con los planteamientos de los empresarios para la agenda 20-27 que han presentado este viernes en Málaga al consejero.

Hoja de ruta

«La estabilidad institucional lo que nos aporta a los empresarios y a las empresas es certidumbre, seguridad jurídica, certeza económica y capacidad para invertir. No hay nada peor para la economía que la incertidumbre, la desconfianza y que no tenga una hoja de ruta marcada«, ha valorado al respecto.

En este sentido ha destacado que Andalucía tiene un crecimiento del 2,6 por ciento en el PIB, por lo que «podemos llegar a 2019 cubriendo el tres por ciento».

«Hay esperanza, pero no podemos bajar la guardia: hay que tomar conciencia de la situación, del contexto internacional y ciertas alertas que hay que considerar y por supuesto planificar para que Andalucía sea mucho más próspera», ha advertido.

Propuestas para 2027

El consejero ha mantenido este viernes un encuentro para hablar sobre el futuro y plantear una estrategia para el 2027 en materia económica y social con los empresarios, que le han trasladado un documento con sugerencias y aportaciones de la CEA en el que se detallan 19 líneas de actuación y más de 80 propuestas concretas.

Ramírez de Arellano ha explicado que «este tipo de reunión e planteó hace un tiempo como parte del proceso de análisis de la última etapa de la agenda 14-20 de materia económica del gobierno de Andalucía», en un periodo en el que se habían perdido 600.000 empleos y 70 empresas.

Respecto al documento actual ha valorado que es «mesurado», pues hace «planteamientos críticos y planteamientos concretos -no en positivo en los casos que procede- y planteamientos futuros a las cuestiones de factores que pueden ser oportunidades dentro de las amenazas que podamos encontrar, minimizándolas».

Del escrito, el consejero ha resaltado la apuesta de la CEA por la reducción de la burocracia, de la que ha afirmado: «Tenemos que tener una alianza para la reducción de la burocracia porque es un factor que está verdaderamente siendo un lastre para la economía en algunos casos».

También ha apuntado que se deben tomar medidas en materia de administración fiscal. «Evidentemente la preocupación empresarial respecto a las diferencias de competencias de los territorios es algo que hemos hablado en más de una oportunidad y como es natural las ventajas o los beneficios fiscales que la actividad económica pueda tener tiene que hacerse en un contexto de armonización», ha especificado.

Por último ha subrayado que el documento «habla bien de Andalucía, reconoce sus fortalezas, señala cuáles son las debilidades que hay que abordar y es el tipo de discurso que contribuye a un debate político que es como tiene que ser: sereno».

Por su parte, González de Lara ha resaltado que no se van a encontrar con situaciones de proyección económica «tan favorable en los próximos tiempos y tenemos que estar muy unidos y cultivando lo que para mí es la mayor infraestructura que puede tener un territorio: la paz social», de la que el consejero «es un convencido», ha añadido.

«Desde la CEA estamos construyendo algo básico para que la inversión fluya, para que haya estabilidad, para que haya la suficiente concordia, para que las inversiones vengan. Me refiero a esa paz social negociando en el ámbito de Andalucía más de 500 convenios colectivos», ha subrayado.

 

Fotos

Vídeos