El PSOE andaluz mantiene el pulso: «En las nuevas listas hay nombres que ni sabía quiénes eran»

Juan Cornejo, ayer, en la sede regional del PSOE de Andalucía antes de comenzar la rueda de prensa./Efe
Juan Cornejo, ayer, en la sede regional del PSOE de Andalucía antes de comenzar la rueda de prensa. / Efe

Juan Cornejo subraya que el partido en Andalucía está unido en torno a Díaz y tilda de «milongas» los intentos de dividir a la principal federación socialista

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Antes de que a partir de este martes se imponga la tregua interna y se entierren, de momento y hasta que pasen las citas electorales del 28 de abril y el 26 de mayo donde el partido se la juega, las hachas de guerra entre el socialismo andaluz y el nacional tras la purga de susanistas en las candidaturas al Congreso y el Senado en las provincias de Cádiz, Sevilla, Córdoba y Almería, este lunes la dirección de Susana Díaz mantuvo el pulso a Pedro Sánchez mostrando su malestar por la depuración de políticos como el sevillano Antonio Pradas o el gaditano Juan Carlos Ruiz Boix. Le puso voz el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo al afirmar: «En las nuevas listas hay nombres que ni sabía quiénes eran».

En su habitual comparecencia de los lunes ante la prensa, Cornejo no quiso desvelar cuáles eran esos nombres que ni él mismo conocía –el secretario de Organización es quien lleva la vida interna del partido– e insistió en el argumento de que le hubiera gustado que en las listas hubiera una mayor representación de los candidatos que obtuvieron un amplio respaldo de las bases en las asambleas.

En este punto y aunque dijo que el PSOE-A acataba la decisión de los órganos federales, deslizó la sospecha de que no se había respetado los estatutos del partido ya que fueron unos cambios «sustanciales» que, a su juicio, no fueron ni razonados ni justificados y tampoco se convocó a la comisión federal de listas a los secretarios generales de las circunscripciones afectadas para darle cuentas de las modificaciones contraviniendo, a su juicio, las normas internas.

Además de estar indignados con los vetos en las listas, la dirección del PSOE-A tiene la mosca detrás de la oreja de que éste haya sido el primer paso de una operación política de la dirección federal encaminada a debilitar la mayoría de Susana Díaz al frente del socialismo andaluz, después de que haya perdido el gobierno de la Junta. Por ello, Juan Cornejo recalcó que hay unidad en el partido en torno a la actual secretaria general andaluza y repitió, hasta en media docena de ocasiones, que la posición defendida por el PSOE-A en el comité federal –donde emitieron un voto particular al dictamen sobre las listas y no participaron en la votación de las candidaturas– fue secundada por los secretarios generales de las ocho provincias.

«Una voz única»

«No hay división. Ha habido una voz única, autorizada por todos», subrayó Juan Cornejo, quien tildó de «milongas» a quienes «intentan dividir cuando eso no existe». Un mensaje dirigido claramente a la cúpula nacional ya que hace unos días, el secretario de Organización federal, José Luis Ábalos, sostuvo que el poder de Díaz, eterna antagonista de Sánchez, no es ya omnímodo porque en cuatro de las ocho provincias andaluzas (Huelva, Málaga, Granada y Almería) hubo pactos entre los susanistas y los sanchistas para las candidaturas.

Cuestionado sobre qué quiso decir Susana Díaz cuando expresó que «toma nota» de lo que Ferraz había decidido con cuatro listas andaluzas, Juan Cornejo explicó que la secretaria general vino a decir que en su momento y cuando haya que afrontar otros procesos electorales internos, todo el partido tendrá que valorar «si tenemos que mejorar estos mecanismos de elección de candidaturas, profundizando siempre en la participación y en la voz de la militancia».

A pesar de las duras críticas y de que las heridas no se han cerrado, Cornejo dijo que una vez aprobadas las candidaturas son «de todo el partido» y el PSOE andaluz se va a «dejar la piel» en la campaña porque España «se la juega» en las elecciones del 28 de abril.