Cs promueve una iniciativa para la doble tarjeta sanitaria de hijos de progenitores divorciados

Cs promueve una iniciativa para la doble tarjeta sanitaria de hijos de progenitores divorciados

Insta al Gobierno de la Junta a hallar una fórmula legal para ello

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Ciudadanos ha registrado una proposición no de ley (PNL) en el Parlamento andaluz para instar al Gobierno de la Junta a buscar una fórmula legal que permita una doble tarjeta sanitaria de los menores que son hijos de divorciados o separados «a fin de garantizar en todo momento la protección a la salud» de aquellos.

La PNL, para la que aún no hay fecha de debate y aprobación, argumenta en su exposición de motivos las dificultades que muchos progenitores separados o divorciados encuentran cuando tienen que llevar a sus hijos al médico en el periodo de convivencia que pasan con ellos al no disponer de la tarjeta sanitaria de los menores, en muchos casos por la negativa de quienes ostentan la patria potestad. Algunos progenitores, según la iniciativa, han tenido que acudir a los tribunales para que la pareja en posesión de la tarjeta original acepte dársela en el tiempo de los niños con ellos.

Cs admite en su propuesta que la Consejería de Salud de la Junta nunca ha negado asistencia a los menores por este problema, si bien sí se ha negado a facilitar un duplicado de la tarjeta sanitaria con el argumento de que los titulares de las mismas no son los padres sino los hijos. El documento es el que acredita al ciudadano sea de la edad que sea ante el Sistema Nacional de Salud y no cabe que pueda duplicarse, ya que «cada tarjeta que se emite anula la anterior». A lo único que los afectados han podido tener acceso es a un certificado de la Consejería de Salud en el que figura el número de la tarjeta del menor, es decir su 'número único de historia de salud de Andalucía' o NHSA.

Los menores reciben atención sanitaria con o sin tarjeta en la mano, pero los progenitores sin acceso a ella no pueden consultar historiales clínicos de sus hijos ni ir a la farmacia por sus medicamentos sin ella, añade la explicación de la iniciativa.

También recoge que la Oficina del Defensor del Pueblo andaluz se ha hecho eco de la denuncia de los afectados y ha reclamado a la Junta de Andalucía que se facilite esta segunda tarjeta sanitaria. Cs recuerda que comunidades como Extremadura y Valencia trabajan en la actualidad en la fórmula para que los padres o madres separados puedan acceder a la tarjeta sanitaria de sus hijos cuando los poseedores de la patria potestad se niegan a cederla. Esta fórmula, insiste la propuesta de Cs, debe ir «más allá de un simple certificado» del Serviciio Andaluz de Salud (SAS).