El presunto yihadista que quería atentar en Sevilla no tenía un «plan inminente»

El presunto yihadista que quería atentar en Sevilla no tenía un «plan inminente»
EFE/David Arjona

Se trata de Zouhair el Bouhdidi, un joven de 23 años que estudiaba en la Universidad de Sevilla

SUR SEVILLA / RABAT.

El presunto yihadista detenido el miércoles en Marruecos y que supuestamente pretendía atentar en Sevilla no tenía aún planes concretos ni inminentes para llevar a cabo esa acción terrorista. Así lo manifestaron a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, que han recalcado que el arrestado, cuyo domicilio en Sevilla registró la Policía Nacional, tenía intenciones de atentar, aunque no lo había madurado.

Se trata de Zouhair el Bouhdidi, un joven de 23 años que estudiaba en la Universidad de Sevilla y que, según han precisado a Efe otras fuentes de la investigación, es hijo de un imán. El joven fue arrestado por agentes de los servicios de información españoles y marroquíes en un operación dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Durante casi tres horas, la Policía registró la casa donde el presunto yihadista vivía desde hace más de un año con sus padres y tres hermanas, ubicada en el barrio de Su Eminencia de la capital hispalense. Los agentes intervinieron documentación y material informático que están analizando.

Le recomendaron esperar

El presunto yihadista tendría intención de cometer un atentado de forma individual, pero el grupo terrorista Estado Islámico (EI) le recomendó esperar hasta recibir nuevas instrucciones, según fuentes marroquíes. Según dijeron a Efe fuentes de seguridad marroquíes, Al Bouhdidi llevaría detenido desde el pasado martes 9 de abril, cuando fue arrestado en la ciudad de Casablanca por agentes de la Brigada Nacional de la Policía Judicial. La fuente dio algunas precisiones a Efe justo después de que el portavoz del Gobierno, el ministro Mustafa Jalfi, se negara a hacer ningún comentario al respecto.

Al Bouhdidi, de 23 años y estudiante de Filología Árabe en Sevilla, ciudad donde reside desde hace varios años, entró a principios de este año en contacto con un líder del Estado Islámico en Siria a través de la aplicación Telegram, la favorita entre los distintos movimientos yihadistas. El líder del EI, cuya identidad no fue desvelada por las fuentes, le propuso en un primer momento cometer un atentado al estilo de los «lobos solitarios», pero más tarde le pidió esperar por dos motivos: primero, debía formar una célula terrorista, y segundo, aguardar instrucciones sobre los blancos concretos que debía atacar.Al Bouhdidi solía visitar sitios electrónicos relacionados con el Estado Islámico.