Planas defiende en Bruselas el almacenamiento privado de aceite de oliva

EFE

bruselas. El ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, se mostró ayer «optimista» respecto a la actitud de la Comisión Europea sobre la «posibilidad jurídica de que haya un apoyo a las cooperativas agroalimentarias que quieran efectuar almacenamiento privado de aceite», en lo que cree que es un tema «fundamental».

Planas aseguró que «hace falta estructurar mejor» el sector, además de «regularlo y ampliar los mercados» con tal de mantener los precios, defendió a su llegada a la reunión de ministros comunitarios de Agricultura que se celebra este lunes en Bruselas.

El ministro explicó que la semana pasada mantuvo en Bruselas «contactos a alto nivel de cara al tema de la autorregulación», aunque prevé que van a «tardar en analizar la propuesta» ya que incumbe tanto a la Dirección General de Agricultura como a la de Competencia.

Con esta solución, explicó Planas, se conseguirá evitar el «tobogán de subidas y bajadas que se produce entre campañas como esta, con 1,78 millones de toneladas, que son campañas récord, y las que tienen producción inferior». Aunque instó al sector a «ampliar el mercado si quiere mantener precios del aceite de oliva», que actualmente cuenta con cerca de dos millones de toneladas de producción en España y casi 4 millones de toneladas a nivel mundial.

El almacenamiento privado es un mecanismo activado por última vez en 2012 que implica la concesión de ayudas europeas para retirar producto del mercado de forma transitoria para recuperar los precios, con el objetivo de que al reducir la oferta los importes mejoren.

Mercosur

Planas también especificó las demandas españolas respecto a la negociación de la nueva Política Agrícola Común (PAC) que buscan «responder sustantivamente» al «cambio climático y a la defensa del medio ambiente» con un presupuesto que «deba ser igual al periodo 2014-2020».

España, uno de los países más favorables al acuerdo con Mercosur, abogó por que la Comisión «evalúe cuáles son los impactos en el conjunto de los sectores» y, de ser negativos, estudiar «cláusulas de salvaguardia», dijo Planas. El representante español apuntó, en el caso de España, al «aceite de oliva, el vino y la fruta» como sectores especialmente sensibles, pero a la vez se mostró optimista con un acuerdo «moderno y equilibrado» en su conjunto.