El Parlamento andaluz da vía libre a los cambios en Canal Sur por unanimidad

El diputado por Sevilla Ismael Sánchez se convirtió ayer en el centro de las miradas al ser el sustituto en en el Parlamento del escaño que ha ocupado el líder de IU, Antonio Maíllo/EP
El diputado por Sevilla Ismael Sánchez se convirtió ayer en el centro de las miradas al ser el sustituto en en el Parlamento del escaño que ha ocupado el líder de IU, Antonio Maíllo / EP

Vox reitera que se suprima la institución del Defensor del Pueblo y el resto de grupos replican con la apuesta por su continuidad

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El Parlamento dio ayer vía libre a los cambios en la Radio Televisión de Andalucía (RTVA), o Canal Sur, por unanimidad de los cinco grupos políticos que lo componen. El Pleno aprobó por lectura única (para la que es necesaria esa unanimidad) la reforma de la ley de la RTVA y también la del Consejo Audiovisual. Ambos entran en el paquete del acuerdo de los grupos PP, Cs, PSOE, Vox y Adelante Andalucía para la renovación en los órganos de extracción parlamentaria, siendo Canal Sur el que más interés suscita.

La votación acaba con más de cinco años de bloqueo repartidos en dos legislaturas y con la interinidad en su dirección. La RTVA no cuenta con un director general desde la primavera de 2013, haciendo las veces desde entonces el subdirector general Joaquín Durán. Los partidos nunca se pusieron de acuerdo las pasadas dos legislaturas en un nombre de consenso para cuya elección son necesarios tres quintos de la Cámara (66 de 109 diputados).

El nombre de consenso ya existe: el periodista malagueño Juande Mellado. Aunque es el actual director general de Comunicación Social del Gobierno de la Junta, su propuesta al bipartito PP-Cs salió del PSOE. Mellado aún deberá esperar una semana para su elección como direcgtor general. La votación será durante el Pleno del 3 de julio. Lo que se votó ayer con la reforma de la ley de la RTVA fue rebajar de 15 a 9 los componentes de su consejo de administración. Todos los actuales consejeros llevan en interinidad desde 2014. Del mismo modo, la ley del Consejo Audiovisual reducirá el suyo de 11 a nueve.

El próximo Pleno elegirá a todos los consejeros de forma proporcional a la composición de la Cámara: El PSOE será el que obtenga mayor número de representantes, tres en cada uno, pero PP, Cs y Vox sumarán mayoría absoluta, con dos por cada grupo del bipartito y uno Vox, lo mismo que Adelante Andalucía.

Por primera vez habrá representantes de Ciudadanos y Podemos en los citados órganos, una anomalía democrática la pasada legislatura dado que dichos partidos ya contaban con diputados en la Cámara autonómica. Vox es la novedad esta legislatura en los escaños.

La reforma de la ley de la RTVA también incluye que haya representantes de los trabajadores en el consejo de administración, con voz pero sin voto. El periodista granadino Rafael Porras será presidente de este consejo, mientras que el también periodista Antonio Checa estará al frente del Consejo Audiovisual en sustitución de Emelina Fernández.

Resultó curioso que en el mismo Pleno compareciera Jesús Maeztu para exponer el balance de 2018 de su oficina. La condición exigida por Adelante para sumarse al pacto fue la sustitución de Maeztu por una mujer como Defensora del Pueblo, institución también bajo control parlamentario. La renovación no se haría hasta el invierno. Maeztu, comedido y prudente, no aludió a su previsible marcha de la Defensoría, en la que lleva un año en funciones, pero el debate sobre la misma sí acaparó foco en la tarde cuando el portavoz de Vox, Eugenio Moltó, propuso desde la tribuna su supresión.

La propuesta hizo que los portavoces del PP, PSOE, Cs y Adelante mostraran otra unanimidad, la de defender su continuidad.