El Parlamento andaluz decidirá este miércoles si comparecen en agosto cuatro consejeros para explicar cuestiones de urgencia

Patricia del Pozo / María José López / Europa Press
Patricia del Pozo / María José López / Europa Press

EL PSOE-A ha solicitado que los titulares de Educación, Salud, Igualdad y Cultura expliquen la Diputación Permanente cuestiones urgentes relativas a su gestión

JOSÉ LUIS PIEDRA

El Parlamento andaluz decidirá el próximo miércoles si decide interrumpir las vacaciones de cuatro consejeros del Gobierno andaluz para que comparezcan de forma urgente en la Cámara este agosto para dar explicaciones sobre diversas cuestiones y problemas relacionadas con su área de gestión. Todo ello como consecuencia de la solicitud registrada por el PSOE-A para que informen sobre dichas cuestiones en la Cámara los titulares de Educación y Deportes, Javier Imbroda, Salud y Familias, Jesús Aguirre, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, y Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo.

El miércoles se reunirá la Diputación Permanente, el órgano encargado de regir los designios del Parlamento fuera de los periodos de actividad de la Cámara, que decidirá si aprueba o rechaza la presencia de los consejeros en pleno agosto para informar sobre aspectos diversos que van desde la polémica campaña de violencia de género hasta problemas en educación como el de las escuelas infantiles o las oposiciones, pasando por la gestión en sanidad por el desmantelamiento del sistema público y la gestión de las listas de espera o la propuesta de cobrar entradas en los museos y la dimisión de Fernando Francés en Cultura.

La aceptación de estas comparecencias se torna bastante improbable si tenemos en cuenta que todas las críticas realizadas por los socialistas para argumentar la presencia de los consejeros en el Parlamento han sido rechazadas por el Gobierno andaluz a lo que se suma que los partidos que conforman el ejecutivo, PP y Cs, junto a su socio parlamentario, Vox, ostentan la mayoría en la Diputación Permanente y pueden, por tanto, desestimar estas comparecencias.

Desde el PSOE-A se defiende la necesidad de estas comparecencias para que los consejeros den la cara sobre asuntos de calado y gravedad, como el «engaño» de la campaña contra la violencia de género en la que aparecen mujeres sonriendo. Y que los socialistas califican de frívola y han pedido su retirada.

Sobre la sanidad andaluza, el partido de Susana Díaz considera que «estamos ante un ensayo para las verdaderas políticas de las tres derechas para el desmantelamiento del sistema sanitario público en favor de la sanidad privada y con menos inversiones».

En similares términos se manifiesta el PSOE-A sobre la situación de la educación, en la que existen además otros problemas surgidos en colegios, escuelas infantiles y oposiciones, al mismo tiempo que critica el «alarde privatizador« en Cultura ante la pretensión de cobrar para acceder a museos y monumentos andaluces, junto a la reciente dimisión de Fernando Francés al frente de la secretaría general de este departamento con muchas críticas hacia la Consejería y su gestión.