La oposición desconfía del nuevo gobierno en la defensa de un sistema justo de financiación

Susana Díaz, en la segunda jornada del Pleno del Parlamento andaluz. /EP
Susana Díaz, en la segunda jornada del Pleno del Parlamento andaluz. / EP

El voto contrario de Cs y Vox a un punto de una iniciativa parlamentaria sobre esta materia enciende las críticas del PSOE y Adelante

JOSÉ LUIS PIEDRA

La oposición no se fía del nuevo Gobierno andaluz en la defensa y reclamación de un sistema justo de financiación autonómica para la comunidad. Tanto PSOE-A como Adelante Andalucía mostraron ayer su total desconfianza con el ejecutivo en coalición de PP-A y Cs, que apoya desde el Parlamento Vox. Todo ello motivado por lo ocurrido en la última sesión parlamentaria a propósito de una iniciativa legislativa sobre financiación autonómica, que cosechó el voto contrario de Cs y Vox en uno de sus aspectos. En concreto, ambas formaciones rechazaron una enmienda a la proposición no de ley sobre financiación autonómica que recogía la defensa del acuerdo anterior aprobado por la Cámara autonómica en 2017 sobre esta materia y que tuvo el apoyo de en ese momento el apoyo de todos los partidos, excepto Cs.

Es la primera vez que los socios del ejecutivo autonómico discrepan en el sentido de su voto en los 114 días de gobierno, una divergencia que ha encendido las sospechas y las críticas por parte de la oposición al tratarse de un tema fundamental para el futuro de Andalucía.

La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, señaló que «el Gobierno del PP-A y Cs se ha roto por primera vez en un asunto central para Andalucía como es la financiación autonómica» y pidió de forma urgente «una aclaración al ejecutivo autonómico sobre su postura real ante este desconcierto».

Díaz arremetió contra los tres socios del Gobierno andaluz porque, a su juicio, «uno no cree en Andalucía, en alusión a Vox, otro no piensa que necesitemos más dinero para tener igualdad de oportunidades, como es Cs y por último el PP-A que sólo quiere que no lo quiten del asiento del poder, pues así mal andamos», remarcó.

La líder de la oposición en el Parlamento andaluz aseguró que «la coalición PP-A y Cs no va a reclamar de verdad una financiación justa para Andalucía porque es un gobierno rehén de un partido de extrema derecha que no cree en Andalucía ni en su autogobierno y además tiene la sartén por el mango del ejecutivo que preside Juanma Moreno. Además, recordó que «en la última sesión del Parlamento se dejó ver con mucha claridad que Vox no cree en la autonomía y, por lo tanto, que no creenen el 28F ni en la igualdad». Díaz lamentó también que Ciudadanos fuese el único partido que votó en contra en la anterior legislatura del documento que salió del Parlamento en defensa de una financiación justa para Andalucía y que reclamaba 4.000 millones anuales más para la comunidad.

En la misma línea de los socialitas se pronunció también Adelante Andalucía, cuyo portavoz adjunto en la Cámara autonómica, José Ignacio García, mostró su rechazo a la postura de Cs que optó por alinearse con la ultraderecha antes que defender un mejor trato y financiación para Andalucía.

El parlamentario de la confluencia de izquierdas afirmó que «hemos vivido una situación muy llamativa, ya que el Gobierno del PP-A y Cs por primera vez se rompió en un asunto central como es la financiación autonómica». García puso de relieve la importancia de defender un sistema justo porque «Andalucía «está infrafinanciada, y que hay que reformar este sistema, ya que nos deben a los andaluces 4.000 millones de euros al año que se podrían invertir en los servicios públicos».

No obstante, el dirigente de izquierdas valoró que el PP-A se mantenga en el acuerdo pese al desmarque de Cs, partido del que se lamentó por «preferir votar con la ultraderecha y negar lo que se le debe a Andalucía». Al igual que se exige desde el PSOE, Adelante Andalucía insta también al ejecutivo de Juanma Moreno a aclarar cuanto antes su posición para saber realmente si van a defender la legítima exigencia de Andalucía o si van a alinearse, como Cs, con la extrema derecha en este asunto tan esencial para el futuro de la comunidad.

Cs niega las divergencias

Ciudadanos ha salido al paso de estas críticas y dudas de la oposición argumentando que su voto en contra era fruto de su coherencia en la postura y que fue la base para su rechazo en al anterior legislatura, pero que en absoluto supone ninguna fisura en el acuerdo de gobierno. Así se manifestó el portavoz parlamentario de la formación naranja, Sergio Romero, que subrayó que esto no supone ninguna grieta en el ejecutivo al tiempo que reconoció que «Andalucía está infrafinanciada y que necesita, por tanto, una financiación acorde a la población y a las necesidades de la comunidad y que requiere de 4.000 millones de euros más para ello». Con todo, precisó que «este aumento no puede ser a costa de la subida de impuestos ni porque haya más diferenciación y desigualdad entre los ciudadanos de España y el modelo de reforma que recoge el acuerdo aprobado en la pasada legislatura se basa en más desigualdad porque refuerza el cuponazo vasco».