Olivareros exigen un precio justo para el aceite para acabar con el «robo» de 1.500 millones

La imagen muestra la manifestación de los agricultores en Sevilla, ayer, con representación de las distintas asociaciones del sector. :: j.l. Piedra/
La imagen muestra la manifestación de los agricultores en Sevilla, ayer, con representación de las distintas asociaciones del sector. :: j.l. Piedra

Agricultores de toda Andalucía protestan en Sevilla para pedir el fin de la especulación que hace peligrar un sector clave en la economía andaluza

JOSÉ LUIS PIEDRAMÁLAGA.

Miles de olivareros procedentes de toda Andalucía se manifestaron ayer en Sevilla para poner freno a la especulación y reclamar un precio justo para el aceite de oliva, cuyas tarifas han bajado hasta situarse por debajo de los costes de producción, lo que hace peligrar la supervivencia de este sector estratégico de la agricultura y la economía andaluza.

Bajo el lema 'Queremos un precio justo', los manifestantes recorrieron las calles de Sevilla hasta el llegar al Palacio de San Telmo, donde realizaron una parada para hacer llegar a la Junta sus reivindicaciones de mejora del precio del aceite. Posteriormente, la marcha, convocada por COAG-A y UPA-A y respaldada por los sindicatos UGT, CCOO y SAT, prosiguió hasta la Plaza España para trasladar sus exigencias también a la Delegación del Gobierno estatal en Andalucía. La manifestación contó con una amplia representación del sector olivarero de la provincia de Málaga, desde donde se desplazaron una decena de autobuses con más de 500 agricultores movilizados por las organizaciones agrarias convocantes, entre las que no encontraban Asaja y las cooperativas agroalimentarias.

Los protestantes exigieron «soluciones» para afrontar esta situación y poner freno a «la especulación y al robo» que supone la tarifa actual de este producto. El secretario general de COAG-A, Miguel López, denunció el bajo precio del aceite en estos momentos que ronda los dos euros cuando debería estar por encima de los tres euros.

A su juicio, esto supone «un robo de 1.500 millones de euros, que se queda la industria, las envasadoras y la distribución, una maniobra de especulación clara que hay que frenar de forma urgente». Por su parte, el secretario general de UPA-A, Miguel Cobos, subrayó la necesidad de acabar también con los especuladores y de exigir soluciones urgentes para un precio justo. En este sentido, afirmó que «no sobra aceite, sobran especuladores que nos están quitando el dinero del bolsillo a todos los andaluces». Cobos explicó también la distorsión en el mercado de precios del aceite que se vende a una media de dos euros por kilo y luego el consumidor paga entre tres y cuatro euros en España y por encima de cinco en países como Italia. Los olivareros sostienen que la especulación que existe en Andalucía, que aglutina el 82% de la producción de España, viene motivada por la excesiva atomización del sector, lo que provoca que los propios productores se hagan la competencia en beneficio de los intermediarios, por lo que es necesario impulsar una concentración de la oferta para que el sector se ponga en igualdad de condiciones a la distribución y a la industria.

Presión en Europa

Los representantes agrarios aseguraron que el sector no va a parar en sus movilizaciones hasta la solución del problema y anunciaron una movilización también a finales del verano en Madrid y no descartaron incluso llevar sus protestas hasta Bruselas. En la marcha, en la que hubo una nutrida representación de diversos partidos políticos como PSOE, Cs y Adelante Andalucía, los olivareros pidieron el incremento de los precios para el almacenamiento y la activación de mecanismos de autorregulación, ya que el olivar crea empleo y fija a la población rural. Asimismo, plantearon la mejora de la Ley de Cadena Alimentaria y la creación de una agencia que certifique la calidad y pureza del producto, así como que la UE permita algunas excepciones en materia de competencia.

Más