Moreno y Marín presionan a Vox para que pueda debatirse el Presupuesto

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, inaugura la exposición Ecomeninas Andalucía Gallery en Sevilla este miércoles./EP
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, inaugura la exposición Ecomeninas Andalucía Gallery en Sevilla este miércoles. / EP

«No me imagino a Vox votando con PSOE y Podemos. Traicionaría a sus votantes», afirma el presidente

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

A menos de 24 horas para que se cierre el plazo de presentación de las enmiendas a la totalidad del proyecto de ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma, se incrementan las presiones del Gobierno andaluz para que Vox desista de bloquear de esta forma el debate de las cuentas en el Parlamento de Andalucía. Tanto el presidente de la Junta, Juanma Moreno, como el vicepresidente, Juan Marín, han requerido al grupo Vox «altura de miras» para que facilite la admisión a trámite del Presupuesto para su debate posterior, donde el bipartito está dispuesto a negociar políticas y partidas. «No me imagino a Vox votando con PSOE y Podemos contra el Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2019», ha afirmado el presidente al ser preguntado por los periodistas en la inauguración de una exposición en Sevilla.

Para Moreno, «no sería entendible que después de 40 años esperando el cambio, a la primera nos echaran abajo los presupuestos», ha añadido en alusión a que el apoyo de los diputados de Vox fueron decisivos para su investidura como presidente y para la conformación de su gobierno, el primero conservador tras casi cuatro décadas de hegemonía socialista. «Me cuesta mucho pensar que hagan algo así porque sería traicionar a sus propios votantes», ha continuado. Moreno ha confirmado que el consejero de Hacienda, Juan Bravo, y el portavoz del PP-A, José Antonio Nieto, están en permanente contacto con los diputados de Vox para frenar el veto a las cuentas andaluzas y negociar estas.

«Estamos abiertos a negociar con todos los grupos y de manera especial con Vox», ha dicho para instar a este grupo a manifestar sus peticiones, preocupaciones y el «margen de mejora» que considera que tiene el proyecto de ley. El bipartito tiene esperanzas de conseguir frenar el veto. De hecho Vox ha pospuesto a mañana una convocatoria de prensa de su portavoz, Alejandro Hernández, prevista en principio para esta mañana. El presidente andaluz ha insistido por activa y pasiva a Vox de la importancia de las cuentas. Ha recordado que del Presupuesto dependen «personas, trabajadores, empresas, ilusiones, esperanzas y futuro» y ha recordado las cifras de inversiones en obras hidráulicas (900 millones de euros) o las destinadas a los sectores productivos (4.000).

Moreno ha insistido en la contradicción en que recaería Vox si no rectifica su posición. «Si Vox quiere un cambio de políticas, tiene que decir «sí a los nuevos presupuestos y no a los del PSOE». «No tiene sentido prorrogar una semana más un presupuesto socialista que nos ata, vincula y condiciona a las políticas de una etapa pasada». Con estas reflexiones, Moreno trata de convencer a Vox de que sus cuentas son diferentes a las de los socialistas, cuando el portavoz de este grupo, Alejandro Hernández, las ha calificado de «continuistas» de la anterior etapa. En las diferentes comisiones del Parlamento en las que los consejeros desglosan y explican el presupuesto de sus departamentos, los portavoces de Vox arremeten contra los mismos por su «tufo socialdemócrata». Moreno también ha apelado al momento de repunte económico de Andalucía, con todos los parámetros de las últimas semanas en positivo, desde la creación de empleo a la de actividad económica. «Andalucía va bien y el cambio funciona.

No tiene sentido que malogremos esta etapa de crecimiento económico por otros intereses que no sean los de los propios andaluces», ha manifestado admitiendo que el contexto de los pactos de gobiernos municipales y de otras autonomías no está favoreciendo el diálogo con Vox. El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, en declaraciones a los periodistas antes del embarque de las hermandades del Rocío en Sanlúcar, ha apelado a la «sensatez» de Vox para «retomar» la negociación del Presupuesto. Marín coincide con Moreno en la contaminación de los pactos postelectorales en la negociación andaluza, por lo que ha insistido en abogar por «encapsular» las conversaciones del Presupuesto de las de los acuerdos en ayuntamientos y comunidades. También ha recordado como el presidente la importancia de sacar adelante unas cuentas en un momento de crecimiento económico de Andalucía por encima de la media nacional. «Es un tren que no se puede dejar pasar por tacticismo político», ha remarcado.

Bendodo ofrece a Vox negociar hasta la votación del Pleno el día 12

El consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha lanzado una nueva oferta esta mañana a Vox para salvar el Presupuesto de la Junta de Andalucía de 2019. Le ha ofrecido negociar hasta el día de la votación de la admisión a trámite del proyecto de ley en el Pleno del Parlamento del próximo día 12 de junio, aunque esta formación registre su anunciada enmienda a la totalidad mañana, último día para ello. Ha enfatizado la disposición del gobierno a escuchar a Vox y ser «flexibles» para «enriquecer el Presupuesto entre todos». Bendodo ha hecho estas declaraciones en Villamanrique de la Condesa (Sevilla), donde ha pasado revista al operativo de seguridad de la romería del Rocío. El Gobierno no quiere ver la fecha de mañana como clave para salvar las cuentas, sino la del día 12. Vox puede registrar la enmienda a la totalidad y retirarla en el Pleno o no votar su propia iniciativa. Las declaraciones de Bendodo revelan las dificultades que está poniendo Vox a un acuerdo. De hecho se producen después de que el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, reclamara un «cambio sustancial» en el proyecto de ley. En caso contrario, advirtió, «va a ser muy difícil que se apruebe». Reiteró lo expuesto por los diputados andaluces de que son «continuistas» de la etapa socialista, por lo que, remarcó, «no son aceptables» para su formación.