Moreno exhibe en el Parlamento la solidez del Gobierno PP-Cs tras el espaldarazo presupuestario de Vox hasta 2020

Juanma Moreno, durante su intervención. /EP
Juanma Moreno, durante su intervención. / EP

El presidente de la Junta resalta la estabilidad frente a la debilidad en la oposición Susana Díaz, que le reprocha estar en manos de la extrema derecha

JOSÉ LUIS PIEDRA

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, aprovechó su intervención en el Parlamento andaluz en la habitual sesión de control para exhibir la solidez de su Gobierno en coalición con Ciudadanos tras el flamante acuerdo alcanzado con Vox para sacar adelante los presupuestos autonómicos de 2019 y 2020, un espaldarazo al ejecutivo que, a su juicio, contrasta con la debilidad en la oposición del PSOE-A y de su líder, Susana Díaz, que le reprochó a su vez estar en manos de la extrema derecha por tener la sartén por el mango.

Juanma Moreno puso de relieve la estabilidad y solidez que es directamente proporcional a la debilidad e inestabilidad de la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, a la que volvió a censurar por su permanente obsesión por Vox y le instó a dejar de agitar el fantasma de la extrema derecha y a encontrar su sitio en la oposición, a la que tendió la mano para que sume su apoyo a estas cuentas en el trámite de enmiendas.

El jefe del ejecutivo, henchido con el respaldo presupuestario que despeja el camino a su Gobierno para los próximos años, se afanó en sus críticas a la dirigente socialista en una contienda dialéctica parlamentaria de alta intensidad tras la agitada jornada de ayer con el pacto presupuestario in extremis sellado por el Gobierno y Vox. Así, Juanma Moreno llegó a decir que la solvencia y estabilidad de su Gobierno «provoca que esté errática y no encuentre su sitio«, en alusión a Díaz.

Además, recriminó a la líder socialista no haberle llamado tan siquiera para dialogar sobre la cuentas autonómicas y haberse ausentado de su escaño durante el debate presupuestario de ayer en la Cámara andaluza lo que demuestra -precisó- «que no le importan nada los presupuestos de la comunidad, por lo no está en la realidad y está desorientada».

Según Moreno, «no puede soportar que haya un nuevo Gobierno andaluz que pueda hacer las cosas mejor de lo que las hizo su Ejecutivo, al que le faltaba ilusión y trabajo para sacar adelante a esta tierra«.

Noticia relacionada

En su intervención, Susana Díaz aseguró que ya es ya indudable de que el Gobierno andaluz de coalición de PP-A y Ciudadanos (Cs) «depende» de una fuerza de ultraderecha como Vox, tras el acuerdo presupuestario alcanzado por las tres formaciones. En su opinión, este pacto va en sentido contrario a lo que ocurre en el l conjunto de Europa, donde los partidos responsables y con vocación europea insisten en aislar el avance de las formaciones que niegan derechos y libertades básicas y «aquí en Andalucía Moreno ha sido pionero en hacer justo lo contrario, al intentar blanquear a la ultraderecha que representa Vox«, concluyó.

El jefe del ejecutivo autonómico defendió su acuerdo Vox porque es algo legítimo y forma parte del juego político siempre que se respete el Estatuto y la Constitución y reiteró su petición a la dirigente socialista para que deje de utilizar a Vox porque «ya no saca rédito político y de tanto decir que viene el lobo ya nadie la va a creer», apostilló. En este sentido, hizo una defensa de la formación que lidera Santiago Abascal argumentando que es un partido legítimo y legal al que han votado 600.000 ciudadanos, por lo que cuestionó las críticas de los socialistas y también el sistema democrático en el que creen.

El pulso dialéctico entre Moreno y la ex presidenta elevó el tono cuando Díaz sacó a la luz que la negociación ha llegado hasta el despacho del líder nacional de Vox, Santiago Abascal, donde se ha decidido el acuerdo presupuestario, según Díaz. Moreno reconoció esta negociación y remarcó que su partido «negocia los acuerdos en los despachos, no como el PSOE-A que los negocia en el cárcel», en alusión a los contactos con los independentistas por parte del Gobierno de Pedro Sánchez.

Moreno invitó a Susana Díaz a ponerse en sintonía con los intereses generales de los andaluces y resaltó que siempre estará dispuesto a dialogar y a negociar con ella para llegar a acuerdos que sean beneficiosos para el conjunta de Andalucía.

Por último, el portavoz de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo, advirtió en su intervención al presidente andaluz de su intención de banalizar el mal con el pacto presupuestario con Vox que tildó de socio preferente y para ello hizo un recorrido histórico para ejemplificar la amenaza del protagonismo de Vox desde los absolutistas, los carlistas y los franquistas. Además, acusó a los aliados de la extrema derecha de unir en su ideario su homofobia y xenofobia a la aporofobia, alertando del riesgo que esto entraña para el futuro de Andalucía por el cortoplacismo de Moreno Bonilla de mantenerse en el Gobierno.

La violencia de género, en el epicentro del debate

La violencia de género ha sido también epicentro de las chispas del debate parlamentario de ayer después de que los socialistas pusieran en solfa la firmeza del Gobierno en esta lucha por la influencia del ideario de Vox, que ha logrado incluir el término violencia intrafamiliar en su acuerdo presupuestario.

El presidente andaluz tildó de « bochornoso e indigno» el hacer un uso indebido del maltrato que sufren las mujeres para sacar rédito político, coincidiendo con su tesis su socio y portavoz de Ciudadanos (Cs), Sergio Romero, que pidió al ejecutivo que «se ejecuten todas las partidas para luchar contra la violencia de género, hasta el último céntimo y no se queden sin gastar como ocurría con los gobiernos socialistas».

El portavoz de Cs, con el que también coincidió su homólogo del PP-A, José Antonio Nieto, rechazó el comentario de Susana Díaz publicaba en un tuit en el que acusa al cogobierno del PP-A y Cs de recortar el personal que atiende a las víctimas de violencia de género. Ambos portavoces dejaron claro que este gobierno del cambio jamás usará a las 1.000 mujeres asesinadas desde el 2003 para realizar ninguna crítica.

Moreno aseveró también que solo han hecho falta 120 días su gobierno para acabar con el mito de que el PSOE-A es sinónimo de igualdad y de políticas sociales, con unos presupuestos históricos este año con 1.300 millones más en sus cuentas para las áreas sociales.