Moreno acusa a Sánchez de traición, mientras Díaz calla sobre el 'relator'

Juanma Moreno ocupa el escaño verde del Gobierno por primera vez ante la mirada de Bendodo y diputados del PP. /Julio Muñoz. EFE
Juanma Moreno ocupa el escaño verde del Gobierno por primera vez ante la mirada de Bendodo y diputados del PP. / Julio Muñoz. EFE

El presidente andaluz exige a la líder del PSOE-A que pida a Sánchez que rectifique sobre el mediador con los independentistas

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La decisión de Pedro Sánchez de aceptar un «relator», «coordinador» o «facilitador» para la mesa de partidos con la que pretende buscar una solución al conflicto territorial de Cataluña ha provocado críticas del Gobierno andaluz, en concreto de su presidente, Juanma Moreno, que acusó ayer a Sánchez de «traicionar los intereses de todos los españoles», ante lo que PP, Cs y Vox, -pero también barones socialistas- entienden una concesión a los independentistas y siembra dudas sobre posibles compensaciones si estos apoyan los presupuestos generales. Moreno criticó también el silencio de Susana Díaz sobre esta polémica, una de los pocos barones territoriales socialistas que no habló ayer sobre este asunto. «No vamos a permitir que desde el Gobierno se priorice o se den privilegios a una parte de los españoles», advirtió.

El presidente andaluz, que está pendiente de concretar una fecha con la Moncloa para su primera entrevista institucional con Pedro Sánchez, advirtió de que en su Gobierno estarán «muy pendientes y beligerantes» con cualquier decisión del Ejecutivo socialista que implique mejoras o privilegios en detrimento de la igualdad de los españoles.

Juanma Moreno manifestó haberse «sorprendido» por la decisión de Sánchez, calificando de «completamente impresentable» que haya «nombrado un mediador con los independentistas con el único objetivo de estar un poquito más de tiempo en el sillón de la Moncloa».

Dijo sorprenderse también que el PSOE de Andalucía, que ha defendido la unidad e integridad de España, «esté absolutamente mudo». Por ello, instó a Susana Díaz a salir «de manera inmediata a pedir una rectificación» al presidente del Gobierno. Sánchez tiene que rectificar porque está «cometiendo no solo un error, sino también una traición a los intereses de los españoles».

La expresidenta y secretaria general del PSOE andaluz optó por no hablar ayer a diferencia de otros barones territoriales de su partido, quienes se rebelaron contra la posición de Sánchez. Los periodistas esperaron en vano en el Parlamento, donde se celebró ayer la primera sesión plenaria de la legislatura, a que Díaz respondiera. Fuentes del PSOE justificaron su silencio en querer rebajar la tensión interna del partido, dado que su opinión sobre los independentistas catalanes es conocida. A finales de diciembre les acusó de echar un «pulso al Estado» que ella consideraba intolerable, abriendo la puerta a la aplicación de nuevo del artículo 155 de la Constitución.

El portavoz socialista, Mario Jiménez, eludió pronunciarse sobre la figura del 'relator', pero dejó claro que el PSOE andaluz lo que espera es que el diálogo del Gobierno se haga respetando la Constitución y el Estatuto de autonomía catalán.

Más

 

Fotos

Vídeos