Montero supedita el pago de las entregas a cuenta a facilitar la investidura de Pedro Sánchez

María Jesús Montero /EFE
María Jesús Montero / EFE

La ministra de Hacienda en funciones pide a las comunidades gobernadas por el PP que exijan a Casado la abstención para poder recibir esos recursos

JOSÉ LUIS PIEDRA

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, h dirigido a las todas las comunidades autónomas, y en especial a las gobernadas por el PP asegurando que si no se facilita la investidura del presidente en funciones, Pedro Sánchez, no se realizarán las entregas cuentas tan reclamadas por el Gobierno andaluz. Montero fue clara y dijo que es imposible con un Gobierno en funciones proceder a actualizar dichas entregas a cuenta porque la legislación no lo permite.

Ante esta situación, la ministra interina solicitó a las autonomías regidas por el PP que pidan a su líder, Pablo Casado, que promueva la abstención de su partido en el Congreso y facilite así la investidura de Pedro Sánchez como presidente, ya que con el actual ejecutivo en funciones no es posible afrontar la transferencia de esos recursos fundamentales para la financiación de las autonomías.

En una entrevista en la Cope, Montero rechazó el malestar de las comunidades autónomas por la inseguridad respecto a los fondos que deben recibir por las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómica. Además, vinculó esta situación a la decisión política de algunos grupos parlamentarios en el Congreso de bloquear la investidura de Pedro Sánchez ya que explicó que éste «es uno de los efectos secundarios y una de sus consecuencias derivadas de tener que contar con unos presupuestos prorrogados y un Gobierno en funciones».

Este trance no es nuevo para la ahora ministra, ya que ella misma recordó que sufrió este problema «en carne propia» cuando era consejera de Hacienda del Gobierno andaluz y en la cartera de Hacienda en el ejecutivo del PP con Mariano Rajoy estaba Cristóbal Montoro, tiempo en el que ocurrió una situación similar y, por tanto, reconoció que es «especialmente sensible» con el asunto.

María Jesús Montero llegó a poner de relieve que el Gobierno tenía «casi convencida» a la Abogacía del Estado de la posibilidad de articular un mecanismo excepcional que permitiera actualizar las entregas a cuenta mediante decreto ley sin contar con nuevos presupuestos, pero se concluyó finalmente en que este sistema no es factible en ningún caso estando el Gobierno en funciones.

«Por eso pido a las comunidades del PP a que animen a su partido a la abstención para posibilitar un desbloqueo de las cuentas de las autonomías», insistió la ministra en funciones en su esperanza que próximamente sea posible un nuevo intento de investidura y la formación posterior de un nuevo Gobierno el próximo mes de septiembre.

Esta incertidumbre derivada de la interinidad del Gobierno estatal ya concitó la preocupación del consejero de Hacienda andaluz, Juan Bravo, que reconoció la complejidad que entraña elaborar las nuevas autonómicas para el próximo año sin contar con un marco presupuestario cierto y seguro a nivel estatal. «Es difícil hacerlo sin saber que va a pasar con los pagos a cuentas ni con la financiación autonómica«, afirmó.

El titular autonómico de Hacienda exigió al ejecutivo central que asuma su responsabilidad pese a estar en funciones «porque debe ser ejecutor en aquellas partes que le corresponde«. Bravo insistió en la necesidad de conocer cuáles van a ser esos pagos y dijo que «se trata una de cuestión objetiva, unas cuentas que son fundamentales y no entienden de política, sino de necesidades y todas las comunidades tenemos atender los servicios para la ciudadanía», indicó.

Por su parte, desde el PSOE-A exigieron al consejero que actúe de manera «responsable ya que debe saber que las entregas a cuenta dependen de que las instituciones funcionen con normalidad y no bloqueando al gobierno».